Guadalajara, Jalisco.- Luego de la protesta encabezada por pepenadores en días pasados, que bloqueó la circulación vehicular en diversos puntos de la zona metropolitana de Guadalajara, en respuesta al cierre del vertedero Los Laureles, autoridades estatales y municipales alcanzaron un acuerdo con este sector.

En primer término, el gobierno encabezado por Enrique Alfaro Ramírez se comprometió a que los pepenadores puedan desarrollar su actividad en otros sitios de descarga de desechos.

 

  • Además, los gobiernos de Guadalajara, El Salto y Tonalá colaborarán en la gestión, para habilitar un centro de transferencia ordenado y eficiente, en la zona oriente de la ciudad.
  • Se gestionará ante la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial la operación de este centro de transferencia de la zona oriente, en la que participarán los municipios involucrados.
  • En el relleno sanitario Los Laureles se seguirá permitiendo que los pepenadores puedan realizar su labor, en tanto se conforman los taludes.
  • Los materiales recuperados son propiedad de los agremiados y su comercialización.
  • El gobierno de El Salto se compromete a poner a disposición 20 espacios de trabajo para los agremiados en las áreas operativas del gobierno municipal y también apoyará con despensas para 50 familias.

Por parte de los pepenadores, fue Araceli Batres, lideresa del sindicato que agrupo al gremio, quien encabezó la negociación. Ella será la encargada de entregar un listado de los pepenadores a quienes se les permitirá el ingreso al relleno sanitario de Picachos, así como al nuevo centro de transferencia en el oriente.

Además, se respetará el listado existente de los pepenadores que ya ingresan a Picachos.

También te recomendamos:

Fija fecha de nueva audiencia para Joao Maleck

Comentarios