C7, canal de propaganda naranja

Publicado el

En tiempos de Jorge Aristóteles, C7 fue pintado de blanco, rojo y gris en alusión al PRI. Su exdirector conocido como “El Cubo”, se daba el lujo de chayotear a periodistas y presumir su filiación priista y lanzar propaganda en favor de sus candidatos. Con el alfarismo las cosas siguen igual, tal como ya lo advertía AMEDI. C7 –en algunos de sus programas– es un medio al servicio de la propaganda naranja. INDATCOM, Cultura Jalisco, la Secretaría General de Gobierno, el jefe de Gabinete o el propio gobernador Alfaro, deberían responder, al menos de manera pública, a los señalamientos de uso ilegal y faccioso de la señal de C7 para atacar a los principales adversarios políticos de los naranjas.

En la misma categoria

Medio millón de firmas deberán reunir los aspirantes a la presidencia de México por MC

Viernes 29 de septiembre de 2023.- Este viernes la coordinación nacional de Movimiento Ciudadano...

Van 45 cuerpos encontrados en fosas clandestinas de Tacámbaro, Michoacán

Francisco Castellanos J. Tacámbaro, Michoacán.,  viernes 29 de septiembre del 2023.- Suman 45 las osamentas...

Víctor Hugo Ávila Barrientos, nuevo Comisionado de Búsqueda de Personas en Jalisco

Viernes 29 de septiembre de 2023.- El Gobierno de Jalisco informó que oficialmente, Víctor...

Rulfo y García Márquez presentes en la lectura de “Biblioburros” en Paseo Alcalde

Viernes 29 de septiembre de 2023.- Una jornada de lectura pública de los autores...

Otras Noticias

Medio millón de firmas deberán reunir los aspirantes a la presidencia de México por MC

Viernes 29 de septiembre de 2023.- Este viernes la coordinación nacional de Movimiento Ciudadano...

Van 45 cuerpos encontrados en fosas clandestinas de Tacámbaro, Michoacán

Francisco Castellanos J. Tacámbaro, Michoacán.,  viernes 29 de septiembre del 2023.- Suman 45 las osamentas...

Víctor Hugo Ávila Barrientos, nuevo Comisionado de Búsqueda de Personas en Jalisco

Viernes 29 de septiembre de 2023.- El Gobierno de Jalisco informó que oficialmente, Víctor...