El cardenal de Guadalajara, José Francisco Robles Ortega, denunció que fue interceptado en un retén del crimen organizado en la zona Norte de Jalisco.

El clérigo realizó tal denuncia a unos días de que el obispo de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló diera a conocer su retención en un retén delincuencial en Huejuquilla El Alto, Jalisco, municipio limítrofe con Zacatecas, y se conociera además, del asesinato de los dos sacerdotes jesuitas en Chihuahua.

Aseguró el Cardenal: “No debemos acostumbrarnos, pero es el pan de cada día. Yo fui esta semana pasada, fui allá al norte del estado, límites con Zacatecas precisamente y también fui detenido por dos retenes del crimen organizado, le exigen a uno decir de dónde viene, a dónde va, a qué se dedica, qué hace”.

Dijo que no es la primera ocasión que le pasa, pues también le ocurrió Totatiche y Villa Guerrero, también en la zona Norte de la entidad.

“No es la primera vez que me pasa, están establecidos esos retenes ahí, con armas largas. Dos retenes en el mismo trayecto”.

“A todos los que pasan les hacen lo mismo. Lo que yo digo es por qué, con qué autoridad un grupo del crimen organizado, te obstruye, te detiene y te investiga, ¿por qué?”, cuestionó Robles Ortega.

Un dato más que apuntó es que para poder realizar las fiestas patronales, estas deben ser autorizadas por estos grupos.

“Todas esas parroquias poder celebrar la fiesta patronal, es decir, la feria del pueblo, tienen que obtener el permiso del encargado de la plaza. Pero tiene que reportarse con el 50 por ciento del resultado de la fiesta”, denunció.

Comentarios