Search
Generic filters
Filter by Categorías
Criterios
Debate Abierto
El Rincón de Clío
Elemental
Filosofando
Hostal
Júpiter
Las Uvas de la ira
Mirada Violeta
Nada que Perder
Partidiario
Puntos y Contrapuntos
Qucho
Terra Plana
Trascendidos
Cultura
Escenarios
Deportes
Más Que Un Juego
Exclusivas
Nación
Centro
Estados
Orbe
América Latina
Asia
Estados Unidos
Europa
Partidero TV
Política
Región
Jalisco
Occidente
Sin categoría
Urbe
Filter by Format
Audio
Gallery
Link
Map
Video

Select Page

Covid-19: ¿sirven o no los cubrebocas?

Covid-19: ¿sirven o no los cubrebocas?

Dr. Ismael Ramírez Villaseñor*

 

 

El encabezado pareciera una pregunta fácil de responder, pero ni siquiera es una pregunta completa. Una pregunta más adecuada sería, ¿sirven los cubrebocas usados, masivamente, por la población para disminuir la infección, las hospitalizaciones, los casos graves, las muertes por Covid-19 en fase 2 y 3 de la pandemia? Bien, la pregunta ya tiene variables que se pueden medir. Ahora el problema para responderla es que no se ha hecho un estudio científico de grandes grupos y menos se han podido confirmar sus resultados con otro estudio similar realizado por diferentes investigadores. ¿Y cómo es posible que este estudio no se haya hecho hasta hoy? Dejemos en suspenso la respuesta hasta el final del manuscrito.

¿Es fácil de hacer tal estudio? En realidad, no es tan simple como pareciera. Se requiere lo siguiente:

1. Tener al menos tres grupos de personas que tuvieran exámenes basales que demuestren que no han estado en contacto con el Sars-Cov-2, es decir que sean negativos a la búsqueda del virus en sus gargantas y orificios nasales, y que tampoco tengan anticuerpos contra el virus.

2. Estas personas tendrían que ser asignadas aleatoriamente (al azar, a la suerte) a un grupo que usara cubrebocas y goggles (lentes protectores) todo el tiempo por espacio de al menos tres meses. Otro grupo que usara solamente cubrebocas y uno que no usara ni lo uno ni lo otro. Todos los grupos deberían, además, seguir las recomendaciones probadas: lavado de manos, uso de gel y mantener la distancia física protectora. Todos tendrían que dormir en una cama y recámara separada de otra persona (tiempo en el que no se usarían las protecciones descritas).

El número de personas debería ser de al menos unas 100 personas en cada grupo. Lo deseable es un número mayor, pero sería de gran dificultad llevarlo a la práctica. Cada semana se haría contacto telefónico y audiovisual, se harían cortes cada mes y al final de los 3 meses se haría la medición de eventos registrados en cada grupo. Para que el estudio pudiera ser de utilidad, se tendría que incluir a personas de alto riesgo (Mayores de 60 años, enfermos crónicos, embarazadas). Claramente, las personas de grupos de riesgo mayor no pueden ser asignadas a los grupos con protección mínima, por razones éticas obvias. Así que la comparación directa en este grupo no es posible hacerla.

Al final del estudio se mediría de nuevo las variables que se midieron al inicio.  Mientras estudios de este tipo no se hagan, la ambivalencia persistirá. No es un error de quiénes dirijan la estrategia de control de esta epidemia, se trata en realidad de una ausencia de conocimiento fundado al respecto. ¿Será que la investigación en las universidades está guiada por otros intereses y no las necesidades de la población? ¿Usted qué piensa al respecto?

El caso de la República Checa y México puede darnos datos indirectos sobre el uso generalizado de la mascarilla facial o cubrebocas que se promueve en el primero y la casi ausencia de su uso en el caso de nuestro país, veamos.

En las tablas se puede observar que México ha tenido hasta el 9 de abril 194 fallecidos, que, considerando su población de 127 millones de habitantes, representan dos por cada millón. La República Checa, con sus 11 millones de habitantes, ha tenido 119 fallecidos, 11 por millón. Si México tuviera la misma tasa de mortalidad que la República Checa, tendríamos mil 397 y no 194 fallecidos. Así, de manera indirecta, a falta de estudios como el descrito, podríamos decir que el uso masivo de cubrebocas no parece ser un factor que prevenga mortalidad por esta epidemia. La epidemia sigue en curso, por lo que no hay seguridad absoluta en el tema.

 

*Especialista en medicina familiar, Maestro en Farmacología, exprofesor de farmacología aplicada y medicina familiar en la Universidad de Guadalajara y el Tecnológico de Monterrey. Premio Nacional al Mérito en Medicina Familiar, 2018. Miembro de la Comisión Académica del Colegio Jalisciense de Medicina Familiar, A.C. Autor de una veintena de artículos científicos disponibles en su espacio de ResearchGate.

 

También te recomendamos:

Denuncia multa de Policía Vial “por no traer cubrebocas”

 

Comentarios

anúnciate aquí-partidero-publicidad

Hemeroteca