Guadalajara, Jalisco.-Luego de que siete personas ejecutadas, cuyos cuerpos estaban maniatados y con impacto de bala en el cráneo, fueron abandonadas ayer al pie de la carretra Unión de San Antonio hacia San Diego de Alejandría, el gobernador del estado, Enrique Alfaro Ramírez, consideró que es consecuencia de los operativos en Guanajuato para capturar a líderes del Cártel de Santa Rosa de Lima.

El mandatario estatal recalcó que el hecho se registró en los límites de Jalisco con Guanajuato “en donde ustedes saben lo que ha venido pasando en los últimos días, estamos hablando de un asunto que se generó en otra entidad, contabiliza al final de cuentas aquí. No se trata de echarle la bronca a Guanajuato, al final de cuentas es un problema del país (…) y es un hecho (…) vinculado con un asunto de crimen organizado”.

Alfaro precisó que el hecho no se va a minimizar, y no se va mandar el asunto para que lo resuelva otra autoridad.

Sobre el mismo tema, el fiscal del estado, Gerardo Octavio Solís Gómez, informó que familiares de tres de los fallecidos fueron  a identificarlos, así como para coadyuvar con la aportación de datos para el ministerio público y la policía investigadora.

Solís Gómez mencionó que uno de los fallecidos laboraba en Guanajuato y era originario de Jalisco, del resto se desconocen datos.

El fiscal no se aventuró a asegurar que la ejecución múltiple sea por los operativos que se realizan en Guanajuato, hasta que se concluya la investigación.

“La vecindad que tenemos con otros estados de la República, en donde hay fuertes enfrentamientos, desde luego que afecta y nos obliga a hacer un reforzamiento de trabajo coordinado de cuidar también las fronteras, este pudiera ser un caso relacionado, sin embargo no lo podemos determinar hasta que avance la investigación”, refirió el fiscal.

Comentarios