Select Page

“Demencia Digital”, debido a videojuegos e Internet

“Demencia Digital”, debido a videojuegos e Internet

Casi sin percibirlo, los humanos: viejos, maduros y, sobre todo, jóvenes y niños, estamos entrando en una demencia adelantada, muy semejante a la senil o enfermedad de Alzheimer -por su descubridor, el neuropatólogo Alois Alzheimer (1864-1915)- , porque cada vez hacemos trabajar menos al cerebro. Todo se lo dejamos a la computadora, al celular para que trabajen por nosotros.

Vamos cayendo a una pereza mental que ya ni los números telefónicos esenciales nos aprendemos. Y no sólo a eso, sino a una adicción a los juegos de los ordenadores y a Internet que puede terminar muy mal.

Este es, en síntesis, el postulado que hace el neurocientífico Manfred Spitzer en su libro Demencia Digital, cuya primera reimpresión realizó en México en marzo pasado Penguin Random House Grupo Editorial en un compendio de más de 300 páginas.

demencia digital partidiario felipe cobián

Demencia digital, libro de Manfred Spitzer.

Basado en una serie de experiencias, estudios, observaciones y experimentos efectuados en distintas latitudes del mundo, desde su natal Alemania, Europa en general, Estados Unidos y Corea del Sur, en donde existen más ordenadores por persona en todo el mundo, hasta países del tercer mundo, Spitzer argumenta que el cerebro es como cualquier músculo que, si no se ejercita, se atrofia y las neuronas del hipocampo van muriendo porque no hay sinapsis o interconexión entre ellas.

Afirma que la memoria ya no se ejercita, todo se deja a los buscadores Google, Yahoo, etc. Los estudiantes han dejado de consultar en libros, se van a lo virtual y no escriben cuando esto es lo que genera el conocimiento más firme. De acuerdo con investigaciones, los estudiantes hacen sus trabajos, incluso las tesis, copiando y pegando. Por eso “hay tantos plagios comprobados”.

Spitzer, profesor invitado de la Universidad de Harvard y director de la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Ulm reconoce los grandes beneficios que aportan las computadoras e internet, pero alerta que no son del todo buenos, menos para los estudiantes, porque las pantallas distraen, en tanto que los libros demandan mayor concentración y el aprendizaje es más sólido.

De ahí que manifiesta en contra del uso de laptops, tabletas o pizarrones electrónicos en escuelas. “No hay pruebas de que las tecnologías modernas ayuden al aprendizaje”.  Asegura que es el gran negocio de los fabricantes y, en no pocas ocasiones, de algunos gobernantes.

Los que están  con uso tan intensivo, enfermizo, del ordenador: computadoras de escritorio, tabletas, telefonía móvil, playstation,  llegan hasta la adicción. Y el ciberadicto también requiere de atención médica, psiquiátrica.

La adicción, sostiene, trae consigo una serie de consecuencias como son la inmovilidad de las personas, sobre todo de los jovencitos y niños que prefieren estar siempre frente a una pantalla antes que hacer ejercicio físico o deporte. Esto, a su vez, los vuelve consumidores de mensajes publicitarios que sólo fomentan la “comida basura” que en algunos países se ha empezado a prohibir por prohijar la obesidad. Ésta, a su vez, genera otras enfermedades como diabetes a temprana edad.

Pero no sólo eso, el ciberadicto como él lo llama, pasa más de 18 horas al día y padece insomnio. Eso está ocurriendo en jóvenes, particularmente a los llamados millenials, y está provocando una generación de insociables, aislada de su entorno familiar, vecinal, escolar y, en general, poco dada a la convivencia, y menos a la solidaridad, de hacer algo por el bien de los demás.

Otro de los males de la adicción a internet, asevera el especialista, es la tentación a la pornografía y la violencia por lo que están viendo constantemente en pantalla “y quien ve violencia o pornografía,  se vuelve insensible y violento o adicto al sexo”.

Además, esas adicciones, que ocasionan aislamiento llevan al individuo al estrés, a la decadencia mental y a la depresión con fatales consecuencias, independientemente de la manipulación de que pueden ser objeto las personas a través de las redes con falsas noticias.

 

Comentarios

Acerca del autor

Felipe Cobián Rosales

Ex jefe de Información de Notisistema y Noticentro. Excorresponsal de Excelsior, La Jornada y Proceso. Fundador de Semanario Diez y Proceso Jalisco.

Tradoc-Blackstone

Tradoc-Blackstone: Pasión en movimiento

Videocolumnas

Loading...

Tweets Recientes

Hemeroteca

Compartir