Select Page

Desaparecidos en potencia

Eduardo González Velázquez

Esta semana el terror se sobrepuso a la ineptitud gubernamental, a la indiferencia ciudadana. Dejó sin adjetivos nuestra capacidad de asombro. Perdimos el aliento, pero no las fuerzas de exigir justicia. Amanecimos con la certeza de que todos somos desaparecidos en potencia. A querer o no, esa sensación nubla el futuro. Dobla a cualquiera. Silencia el porvenir.

En Jalisco, como en todo México, tres jóvenes estudiantes que salen de sus viviendas para realizar una tarea pueden ser levantados, desaparecidos, asesinados y sus cuerpos desintegrados en ácido sin que ninguna autoridad se inmute ante ello. La “normalidad” de terminar en condiciones similares a las sufridas por Javier Salomón Aceves, Jesús Daniel Díaz y Marco Francisco Ávalos, se ha instalado en cada rincón de nuestra sociedad. Desde aquel 19 de marzo cuando los estudiantes de cine fueron reportados como desaparecidos, ¿cuántas mexicanas han sufrido la misma historia? ¿Cuántos mexicanos permanecen desaparecidos? ¿Cuántas mexicanas terminarán disueltas en ácido? ¿Cuántos más, antes de que las autoridades dejen de decir que el caso se politiza? ¿Cuántas más habrán estado en el “lugar equivocado”?

Parece que el “lugar equivocado” es permanecer en México. Según el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, hasta el día de hoy en nuestro país tenemos 34 mil 268 personas no localizadas, de esas 35.6 por ciento tenía menos de 29 años; es decir, son 12 mil 192 niños, adolescentes y jóvenes que han desaparecido sin dejar rastro alguno. Jalisco es la tercera entidad con más casos de desapariciones reportadas con tres mil 60. Detrás de esta numeralia del horror se encuentran miles de familias destrozadas para siempre, familias que deambulan entre la desesperanza, la rabia, el extravío, y el hartazgo producidos por el dolor indescriptible de tener un ser querido desaparecido.

El sexenio de Enrique Peña Nieto se ha convertido en el más violento de la historia de México: 104 mil 583 homicidios; ha dejado atrás, lo que parecía insuperable, el “gobierno” de Felipe Calderón Hinojosa, donde se produjeron 102 mil 859 asesinatos. Según el reporte de Semáforo Delictivo, el primer trimestre de 2018 varios delitos continúan a la alza: narcomenudeo en un 37%; feminicidio en 18%; homicidio 16%; violencia familiar 8%, y robo de vehículos, 7%.

A no dudar, desde los años de las revoluciones mexicanas durante las tres primeras décadas del siglo XX, no experimentábamos en México los niveles de violencia que hoy tenemos. Lo más peligroso de ello, es que no hay muestras de que el panorama mejore en el corto tiempo.

Entre criminales y gobernantes están disolviendo en ácido a nuestra sociedad. Paremos esto ya.

@contodoytriques

Comentarios

Acerca del autor

Eduardo González Velázquez

Profesor de Relaciones Internacionales en el Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara.

Videocolumnas

Loading...

Tweets Recientes

anúnciate aquí-partidero-publicidad

Hemeroteca