Guadalajara, Jalisco.-Autoridades federales y estatales, en coordinación con el Consejo Regulador del Tequila (CRT), lograron la destrucción de 199 mil litros de bebidas apócrifas que pretendían ser comercializadas como tequila, con lo cual se evitó que aproximadamente 6.8 millones de tragos ilegales llegaran a los consumidores.

La denuncia ante las autoridades presentada por el CRT que tuvo como resolución el aseguramiento y después la destrucción de este monto de litros de alcohol ilegal, ocurrió en mayo de 2018, tras acatarse una orden de cateo en una finca en el municipio de Tlaquepaque.

En el lugar se aseguró la citada cantidad de alcohol de procedencia ilícita, mediante un operativo encabezado por la Fiscalía General de la República, delegación Jalisco.

“Dichas acciones evitaron la generación de un daño irreparable al consumidor y a la agroindustria del tequila, garantizando con ello que, únicamente el producto verificado y certificado por el CRT debe tener presencia en los mercados”, declaró Miguel Ángel Domínguez, presidente del CRT, durante su intervención previo a la destrucción
simbólica que se llevó a cabo en el área de usos múltiples de la FGR.

Esta destrucción es la vigésima tercera que se ha realizado desde 2002 para proteger a la denominación de origen tequila, y la cuarta más grande que se realiza en México. Además, se se suma a los 3.5 millones de litros de pseudo productos que han sido eliminados a lo largo de 18 años por autoridades nacionales y extranjeras, siempre en colaboración con el CRT.

El tamaño de este último decomiso y destrucción de bebidas apócrifas habría causado pérdidas económicas por 62 millones 21 mil 666 pesos a la industria tequilera y de 18 millones 521 mil 232 pesos en impuestos no recaudados por concepto de IEPS.

La destrucción de estas bebidas ilegales fue encabezada por Enrique Alfaro Ramírez, gobernador de Jalisco.

También te recomendamos:

Producción y exportación de tequila, en franco crecimiento

Comentarios