Mientras Jalisco ardía, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, se ausentaba de la ciudad para tomar vacaciones

Un cartón de Qucho.
Comentarios