Guadalajara, Jalisco.-Luego de las diferencias entre el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, y el delegado estatal de Programas para el Desarrollo, Carlos Lomelí, que incluso en días pasados derivaron en que adultos mayores fueran citados a eventos a los que no tenían que acudir; el presidente, Andrés Manuel López Obrador pidió a ambos que se dieran un abrazo y dejar a un lado los rencores y odios.

“Ya chole, ya que se vaya por un tubo, ya chole la politiquería, la grilla, ya me tiene hasta el copete. ¿Qué ganamos con eso? Nada. Ahora mismo va a subir Carlos Lomelí y se va a dar un abrazo con Enrique Alfaro”, dijo el mandatario federal. Acto seguido los personajes se abrazaron.

Previamente, López Obrador comentó que ahora que están en el poder, no deben actuar como si pertenecieran a un partido, y que su único partido es México y Jalisco.

“Hay que dejar a un lado los rencores, nada de odios, tenemos que reconciliarnos, no se va a los templos, no se va a la Iglesia y hay un momento en la ceremonia en que se dice, nos vamos a dar la paz, ¿sí o no?, -responden los asistentes que sí- entonces nos vamos dar la paz, vamos a llevar juntos la cuarta transformación de México”.

La reconciliación se dio en la entrega simbólica de programas integrales de Bienestar en la plaza de la República, donde López Obrador recordó en qué consisten los apoyos y cuáles es su objetivo. Habló de los programas de pensión para Adultos Mayores, Discapacitados, Jóvenes Construyendo el Futuro, Tandas para el Bienestar y becas para estudiantes de educación básica, media y superior.

Antes y durante el evento, hubo una competencia de porras y abucheos para Enrique Alfaro, mientras que otros asistentes desplegaron mantas y cartulinas para que fueran observadas por los mandatarios.

En una cartulina se acusaba a Leonel Sandoval, magistrado recientemente jubilado, y padre del exgobernador, Aristóteles Sandoval de “vende playas”; los afectados de la caja de ahorro Coincidir pedían en una manta ayuda para recuperar su patrimonio; y en otra se mostraban los rostros de desaparecidos, por lo que pedían buscarlos y encontrarlos.

También, entre el bullicio, se pudo escuchar el reclamo que se hizo mediante un megáfono de que “no hay justicia por feminicidios”.

Comentarios