Select Page

¿Estás pagando por sexo? No, es un acto de solidaridad

¿Estás pagando por sexo? No, es un acto de solidaridad

El domingo 8 de agosto del 2021, se transmitió un video en vivo de un grupo de supuestos influencers desde su página de Instagram Las Chiquirucas, quienes
abordaron a un migrante a quien ofrecieron tocar sus genitales a cambio de dinero.

La transmisión de ese video en vivo, las expresiones de cada uno de los
tipos que entre ellos se llaman “hermanas” y la banalidad con la que actúan, nos debe interpelar como sociedad sobre las violencias que se naturalizan a través de contenidos digitales basura y que, obviamente, tienen destinatarios consumidores de ese tipo de contenidos.

“¿Estás pagando por sexo?”, le pregunta uno de los involucrados en la grabación a uno de sus acompañantes, y éste le contesta con el mayor cinismo: “no, es un acto de solidaridad.

Más adelante le proponen, entre risas y burlas que “deberían hacer esos actos de solidaridad más seguido”.

Ni por un segundo se les ocurrió a ninguno de los tres tipos que realizaron la transmisión, que estaban agrediendo sexualmente a una persona en situación de vulnerabilidad, tampoco se les ocurrió que lo que para ellos constituía un acto de diversión, en realidad se trataba de una agresión y de violaciones graves a los derechos humanos de una persona en su dignidad.

Llama la atención también que las personas que seguían la transmisión en vivo, participaban de lo que para ellos
era una gran diversión, incluso propusieron que realizaran “más en vivo” como ese.

La era digital, las redes sociales, el surgimiento de supuestos influencers, la demanda de generar contenido digital inmediato y demás, ha llevado ha traspasar los límites del comportamiento humano.

Afortunadamente, la existencia de organizaciones como FM4 Paso Libre, están aquí para denunciar no sólo a estos tipos que se burlaron y engañaron a un
hombre migrante, sino para recordarnos la responsabilidad que tenemos al consumir ese tipo de contenidos basura que afectan la dignidad de
las personas.

FM4, que oficialmente se llama Dignidad y Justicia en el Camino, señaló en un
comunicado: “Condenamos que el abuso y la burla contra uno de los sectores más
vulnerables del país, que son las personas migrantes, se convierta en un tema de diversión para los llamados influencers y que este tipo de comportamiento sean motivo de diversión de las personas que lo siguen”.

“En otras ocasiones lo han hecho con personas en situación de calle, haciendo de esta clase de videos, una diversión para ellos y las personas que les siguen.
Como organización de derechos humanos, respetamos y abrazamos a todas las preferencias sexuales y expresiones sexogenéricas, pero no toleramos el abuso o la utilización de los cuerpos de otras personas, en base a una situación de necesidad económica extrema”, abundó.

Los privilegios económicos, la supuesta fama con la que viven ciertas personas
que de pronto se consideran influencers, y sus cuentas en redes sociales con miles de seguidores no pueden ser justificación para el abuso, la burla y en la falta de respeto a cualquier persona, especialmente a quienes por sus
condiciones de vida o de migración se viven en mayor vulnerabilidad.

Nada, absolutamente nada, justifica la violación a los derechos humanos y la
afectación a su dignidad de cualquier persona, especialmente si se encuentra en tránsito o migración por nuestra ciudad en condiciones de vulnerabilidad.

Yo espero que a partir de hoy, el Centro de Atención al Migrante de FM4 Paso Libre reciba a influencers y a sus seguidores como colaboradores, donantes y apoyen con ayuda humanitaria para las personas que están viajando por México y se encuentran de paso por Guadalajara.

En el sitio, ubicado en la colonia Arcos Vallarta, los migrantes pueden descansar, bañarse, recibir ropa (si las
existencias lo permiten), comer y hacer una llamada telefónica a su lugar de origen o destino.

Además, el centro sirve como lugar de encuentro en el que los propios transmigrantes pueden intercambiar información acerca del camino. En
casos excepcionales, la organización identifica a personas que necesitan recibir tratamiento médico o que han sido víctimas de violaciones a sus derechos humanos y si la persona lo desea, se le canaliza a los distintos
servicios disponibles en la ciudad.

FM4 Paso Libre también recibe voluntarios de ambos sexos y de distintas edades, y aunque predominan los jóvenes, hay voluntarias de más de 70 años.

Todo ello tiene como objetivo dar ayuda humanitaria a los migrantes en tránsito por nuestra ciudad. Si quieres“ hacerte notar”, ese es lugar para hacerlo.

 

 

medium.com/dra-lupitaramos
@dralupitaramosp
lupitaramosponce@gmail.com

Comentarios

Acerca del autor

Guadalupe Ramos Ponce

María Guadalupe Ramos Ponce es doctora en Cooperación y Bienestar Social por la Universidad de Oviedo, además de investigadora y académica de la Universidad de Guadalajara. Funge también como coordinadora del Comité de América Latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer en México (CLADEM) en Jalisco.

Videocolumnas

Loading...

Tweets Recientes

anúnciate aquí-partidero-publicidad

Hemeroteca