Felipe Cobián Rosales

Como no había ocurrido en los distintos rebrotes u oleadas de Covid-19 en los dos años que llevamos de sufrir sus estragos, hoy con la variante ómicron, los contagios se multiplican exponencialmente y aun cuando es menos agresiva que las anteriores cepas, a decir de los especialistas, las muertes no dejan de sucederse en todo el país, en particular entre quienes tienen alguna comorbilidad.

Al día de hoy, sólo en Jalisco hay casi una docena de hospitales saturados, de acuerdo con los últimos reportes, en tanto que las empresas resienten la ausencia del 15 por ciento de mano de obra a consecuencia de la misma pandemia.

Nada menos el lunes 18 se rompió récord de contagio diario: 49 mil 343, con un total de 320 fallecidos en un solo día.

De acuerdo con estadísticas oficiales, hasta ahora se han contagiado a lo largo y ancho del país en los 19 días que van del presente año, más de 235 mil personas, y han perdido la vida por este padecimiento poco más de 2 mil 500 que no es un número insignificante. Y si no, hay que preguntárselo a los dolientes.

En gran medida, el asunto de los contagios, se debe principalmente a que, creyéndonos casi liberados de este mal, todo mundo ha dejado de lado las medidas preventivas como son el uso del cubrebocas, el constante aseo de manos y, en especial, el olvido de la sana distancia, cosas que sucedieron principalmente por las fiestas navideñas y reuniones de fin de año en que tontamente mucha gente creyó estar ya a salvo aunque no tuvieran el esquema de vacunas completo y menos todavía el refuerzo.

Sin dejar de reconocer que los principales responsables de lo que está sucediendo somos nosotros mismos, también es cierto que desde las más altas autoridades no se envía el mensaje del uso indispensable de las medidas sanitarias adecuadas cuando los propios funcionarios no usan el tapabocas y hasta dejaron correr festividades u organizaron al menos una gran concentración política a principios de diciembre en el Zócalo capitalino.

Es por eso que la gran capital sigue siendo hoy mismo el lugar donde más se concentra el número de contagios y defunciones.

De acuerdo con los datos de Salud nacional, el número con contagiados acumulados hasta hoy, ronda los 4 millones 435 mil (4 millones 434 mil 758) y el cúmulo de muertos por la pandemia es de 301 mil 789, o sea, van mpas de 240 mil fallecimientos del “número catastrófico” que se fijó como límite el zar anticovid, Hugo López Gatell.

Ahora bien, si nos atenemos a las estadísticas reportadas por el INEGI durante el primer trimestre de 2021 cuando reportó 166 mil 178 muertes en exceso, frente al mismo lapso de un año antes (2020), tenemos que la cifra de decesos debido a la pandemia SARS-CoV-2 pudo ser cuatro veces más durante todo 2021 y acercarse a los 665 mil fallecidos, representan más del doble de los datos de la Secretaría de Salud reconocidos oficialmente hasta ahora y 605 mil mil muertes más que los “catastróficos” números máximos a los que se llegaría, según López Gatell.

Y este hombre, López Gatell, sigue tan campante en su puesto diciendo y haciendo cosas fuera de lugar. Y tan obvias como aquella cuando expresó que por “su fuerza moral”, el presidente Andrés Manuel era inmune al Covid-19…

Y López Obrador se ha contagiado dos veces… Y sigue sin usar cubrebocas que es lo mínimo que debe hacer.

Comentarios