Guadalajara, Jalisco-. Rubén Ortega, miembro del Observatorio de Seguridad y Justicia de la UdeG, expuso que el asesinato de Aristóteles Sandoval, exgobernador de Jalisco, demuestra la falta de seguridad y la impunidad existentes, por lo que considera que el fiscal y el coordinador de Seguridad deberían renunciar a sus cargos.

“Nos tienen en una impunidad de 99% o más en homicidios. Se convirtió en un factor criminógeno en donde cualquiera puede andar armado y cometer este tipo de homicidios”, indicó.

Aunado a lo anterior, tachó de “ineficaz e ineficiente” la actuación de la Fiscalía del Estado al no obtener resultados en las investigaciones y sentencias.  “No tenemos punidad. Vivimos en un estado fallido de seguridad y procuración de justicia”.

La impunidad, abundó, desemboca en homicidios de esta magnitud, al igual que otros delitos de alto impacto que han ocurrido durante el actual gobierno. “Ha sido una actuación muy vergonzante y cuestionable de parte de la Fiscalía”.

Resaltó que el asesinato de Sandoval le demuestra a la ciudadanía que no se vive en un Estado seguro: “si no está seguro un exgobernador con 15 escoltas, imaginen un ciudadano común y corriente, de a pie”.

Aseguró que, ante ello, la ciudadanía “debe pedir la renuncia del fiscal, del secretario de seguridad y del coordinador de seguridad porque no han dado resultados. Si no es que la del propio gobernador en virtud del estado fallido en tema de seguridad, procuración y administración de justicia”.

Con el fin de lograr avances en la procuración de justicia, añadió que debe de haber un cambio de esquema que incluya una limpieza completa al interior de las instituciones en materia de seguridad.

“Así como habla el gobernador de un estado libre y soberano, es una falla enorme que no puede cuidar ni al reciente ex mandatario que acaba de salir”, dijo.

Esta mañana, el fiscal general, Gerardo Octavio Solís, informó que cuando llegó la policía de investigación y el resto de las autoridades, “el personal del restaurante había levantado ya todos los indicios en el interior, habían prácticamente limpiado la escena del crimen. Esto va a dificultar un poco las investigaciones ya que toda la escena ha sido movida”.

Debido a ello, Ortega resaltó que “la desfachatez con la que anunció el fiscal es para pedir su renuncia. Manda el mensaje de que no podrán acreditar el delito a quienes lo hicieron y que es una carpeta de investigación viciada. Además que dice que no va a dar resultados. Pide a la gente que sean quienes procuren justicia, entonces ¿quiénes harán la labor? ¿para qué los contratan?”

Con información de El Informador

Comentarios