El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que debido a la pandemia por el nuevo coronavirus (Covid-19), habrá una contracción de 6.6% en la economía del país, la mayor de las últimas décadas.

A pesar de que pronostican un crecimiento para el próximo año del 3%, se calcula que para este año el desempleo pase de un 3.3% a 5.3%. También que la inflación baje un 2.7% y que el país alcance un déficit de 3.7% del producto interno bruto (PIB).

El organismo estima que para la economía mundial la contracción será del 3%.

“Esta es una verdadera crisis mundial, ya que ningún país está a salvo”, señaló Gita Gopinath, directora del departamento de investigación del FMI, tras presentar las Perspectivas de la Economía Mundial (WEO, por su sigla en inglés). Con base en los datos anteriores, la recesión de 2020 será la peor desde la Gran Depresión de los años 30, explicó.

El FMI predice que la contracción para Estados Unidos será del 5.9%, de 7.5% para la Unión Europea (con 9.1% para Italia y 8% para España), y para China e India crecimientos del 1.2% y 1.9% respectivamente.

Si el contagio del virus continúa para julio, las contracciones podrían aumentar a un 6%.

“Asumiendo que la pandemia se desvanece en la segunda mitad de 2020 y que las acciones políticas tomadas en todo el mundo son efectivas para prevenir quiebras generalizadas de empresas, pérdidas masivas de empleo y tensiones financieras en todo el sistema, proyectamos que el crecimiento global pueda recuperar en 2021 a 5.8 por ciento”, expresó Gopinath.

La recuperación es parcial. El cálculo de las pérdidas de la economía mundial entre 2020 y 2021 es de 9 billones de dólares, monto que supera a Japón y Alemania combinados.

El FMI añadió que los estímulo fiscales en diversos países ayudarán a navegar la crisis, pero también deber haber un alivio en la deuda con ampliación de pagos y una re estructuración en los países que sea necesario.

Gonipath apuntó en rueda de prensa que hasta ahora no han contemplado que la situación actual supere la crisis de los año 30 cuando las grandes economías se redujeron un 16%.

Por el momento, las proyecciones del FMI están lejos de ese escenario, pero “la incertidumbre es enorme (…) Esta crisis es un choque exógeno, verdaderamente exógeno, y exige que los países realicen los gastos necesarios en salud”, expuso.

Comentó que es poco probable que Estado Unidos se recupere al final del año. “Esta es una recesión profunda y están de por medio temas de solvencia y el aumento dramático en el desempleo. Esto tiene secuelas”.

Con respecto al petróleo, reconoció el acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y productores independientes para reducir en 9.7 millones de barriles de crudo al día la producción mundial, pero prevén que para el próximo año el precio por barril sea de 35 dólares.

 

Con información de La Jornada

Comentarios