Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que respetará los amparos que se han presentado contra la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos, aunque señaló que ganar más de 600 mil pesos mensuales, como sucede con algunos funcionarios, es un acto de corrupción.

Ante esto el tabasqueño argumentó que su gobierno busca la justicia laboral para quienes perciben salarios bajos.

Indicó que aquellos funcionarios que no estén de acuerdo en tener un salario menor al actualmente percibido pueden irse a la iniciativa privada.

“Creo que hay deshonestidad cuando un funcionario público acepta recibir hasta 600 mil pesos mensuales, eso es corrupción en un país con tanta pobreza. Si un servidor público quiere ganar como sucedía 600 mil pesos mensuales, eso es un acto de corrupción, pero ese es mi punto de vista”, mencionó.

En conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, López Obrador aseguró que cumplirá su propuesta de campaña de bajar los salarios de los altos funcionarios y elevar los de quienes perciben poco dinero.

“Hicimos el compromiso de bajar los salarios de altos para aumentar los de abajo que ganan muy poco. Es justicia laboral, si esto no les parece justo a los funcionarios públicos del más alto nivel de los tres poderes tienen su derecho a manifestarse y la autoridad competente va a resolver. Lo que sí creo es que hubo un cambio y se va a aplicar una política de austeridad”, comentó.

Por último, López Obrador reiteró que Benito Juárez decía que un servidor público tiene que aprender a vivir en la justa medianía y que el servicio público no es para hacer dinero, sino para servir a los ciudadanos.

Comentarios