Guadalajara, Jalisco.-Debido al aumento de robos a tarjetahabientes de distintos bancos que retiran grandes cantidades de dinero, María Fernández Ramírez, diputada del Partido Revolucionario Institucional en Jalisco, propuso establecer medidas en contra de las instituciones, casas de empeño y empleados de ellas que le den información a los delincuentes, con el fin de frenar este tipo de robos.

La diputada recordó el caso del atleta Martín Alejandro Loera Trujillo, nueve veces campeón nacional en pruebas de velocidad y participante de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2020, fue asesinado y le robaron los 50 mil pesos que retiró de su beca estudiantil. Los hechos ocurrieron cuando el atleta iba saliendo de un banco en Ciudad Juárez, en el cual hizo el retiro.

Ante esta situación, Fernández Ramírez propone reformar el artículo 236 y 236 Bis del Código Penal de Jalisco para que sea calificado como robo agravado el que alguna persona que trabaje recibiendo, manejando o distribuyendo dinero y proporcione información acerca de retiros de efectivo en bancos dé información para que se cometa un hurto.

Y también, que el castigo impuesto sea aun más severo.

Otras medidas que puso sobre la mesa son condenas de prisión y multas para aquellos trabajadores en ventanilla que sean sospechosos de señalar a personas que hagan grandes retiros de efectivo.

Las sanciones que nombró son: de cinco a 10 años de prisión y una multa de mil 303 a 5 mil 212 pesos cuando la cantidad robada sea menor igual o menor a los 32 mil 145 pesos, de seis a 12 años y una multa de mil 737 a 6 mil 950 pesos si lo robado supera a la cantidad anterior pero es menor a 86 mil 880 pesos, y si es mayor a esta dicha cantidad, entre ocho años y seis meses y 15 años de prisión y una multa de 2 mil 606 a 8 mil 688 pesos.

“La complicidad de los cajeros en los robos a cuentahabientes es grave; traicionan la confianza de su patrón, la información que manejan es privilegiada y delicada, a tal grado que afecta considerablemente el patrimonio de los usuarios que realizan retiros en efectivo. No sólo se atentan contra el patrimonio de los usuarios, del banco y contra el orden público e interés social, sino que deteriora la credibilidad de las instituciones financieras”, comunicó.

 

 

Con información de Milenio

Comentarios