Search
Generic filters
Filter by Categorías
Criterios
Debate Abierto
El Rincón de Clío
Elemental
Filosofando
Hostal
Júpiter
Las Uvas de la ira
Mirada Violeta
Nada que Perder
Partidiario
Puntos y Contrapuntos
Qucho
Terra Plana
Trascendidos
Cultura
Escenarios
Deportes
Más Que Un Juego
Exclusivas
Nación
Centro
Estados
Orbe
América Latina
Asia
Estados Unidos
Europa
Partidero TV
Política
Región
Jalisco
Occidente
Sin categoría
Urbe
Filter by Format
Audio
Gallery
Link
Map
Video

Select Page

Hostigamiento laboral y acoso sexual en las instituciones

Hostigamiento laboral y acoso sexual en las instituciones

El acoso sexual y el hostigamiento laboral significan grandes violaciones a los derechos humanos de las personas que los sufren. Pueden ocasionar afectaciones físicas, psicológicas, laborales y sociales. Esta situación se agrava cuando ocurre precisamente en las instituciones que deberían garantizar el derecho humano a la salud, a la educación, a la información y a la promoción y defensa de los derechos humanos.

De acuerdo con los testimonios de seis mujeres profesionistas y trabajadoras de la Universidad de Guadalajara, el antiguo Hospital Civil, la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco, la Secretaría de Salud y de una empresa privada de comunicación, han sido hostigadas y/o acosadas sexualmente.

En todos estos casos se advierte que no se trata de conductas aisladas, sino más bien repetidas con regularidad o con sistematicidad. La existencia de relaciones de poder desiguales, las partes siempre se encuentran en relaciones jerárquicas asimétricas, la existencia de una o varias víctimas, la existencia de efectos postraumáticos, psicológicos o físicos, el carácter abierto o encubierto de las acciones, fomentando así un contexto de impunidad ante los casos de acoso sexual y hostigamiento laboral.

En México el tipo de hostigamiento laboral más extendido es el congelamiento, ignorar y hacerle el vacío a la víctima.

Eso le ha ocurrido especialmente a Mara, abogada de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, quien además de padecer una enfermedad autoimmune que pone en riesgo su salud, se ha visto sometida a hostigamiento laboral en una institución que debería velar por la protección de los derechos humanos y comete violación a estos derechos, de su propio personal.

Mara, Monse, Natalia, Guadalupe, Alida y María, son mujeres que han sido revictimizadas por las instituciones que no han sido capaces de atender y solucionar de manera inmediata las situaciones de violencia que viven.

Para las víctimas de estas violencias, el acceso a la justicia se convierte en un proceso largo, doloroso y difícil de alcanzar.

Las voces de Mara, Monse, Natalia, Guadalupe, Alida y María, se unen hoy a las miles de mujeres que cada día viven acoso sexual y hostigamiento laboral en sus empleos, en el trabajo, en la escuela, en las empresas. Dejemos de naturalizar y normalizar esas violencias. Las mujeres tienen derecho a vivir una vida libre de violencia en todos los lugares y en todos los espacios de su vida y el Estado está obligado a garantizar que así sea.

 

 

medium.com/dra-lupitaramos

@dralupitaramosp

lupitaramosponce@gmail.com

Comentarios

Acerca del autor

Guadalupe Ramos Ponce

María Guadalupe Ramos Ponce es doctora en Cooperación y Bienestar Social por la Universidad de Oviedo, además de investigadora y académica de la Universidad de Guadalajara. Funge también como coordinadora del Comité de América Latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer en México (CLADEM) en Jalisco.

Hemeroteca