Search
Generic filters
Filter by Categorías
Criterios
Debate Abierto
El Rincón de Clío
Elemental
Filosofando
Hostal
Júpiter
Las Uvas de la ira
Mirada Violeta
Nada que Perder
Partidiario
Puntos y Contrapuntos
Qucho
Terra Plana
Trascendidos
Cultura
Escenarios
Deportes
Más Que Un Juego
Exclusivas
Francisco Gómez Maza
Josefina Real
Nación
Centro
Estados
Orbe
América Latina
Asia
Estados Unidos
Europa
Partidero TV
Política
Región
Jalisco
Occidente
Sin categoría
Urbe
Filter by Format
Audio
Gallery
Link
Map
Video

Select Page

Jalisco es México

Jalisco es México

Mirada Violeta

Criterios

 

En estos días de fiestas patrias, se repite por todas partes el promocional turístico de que Jalisco es México. Sin duda lo es, no solo por la música, la comida, el mariachi y el folklore representativo a nivel nacional, sino también, desafortunadamente, porque representa la peor tragedia que tiene a México y a Jalisco, particularmente, en crisis humanitaria.

Las desapariciones y el hallazgo de fosas clandestinas con decenas de cuerpos desmembrados nos sitúan en una de las peores crisis humanitarias y de violaciones a los derechos humanos de la historia, en nuestro estado y en el país.

Ya lo ha dicho el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Arturo Zaldívar que “según la jurisprudencia de la Corte Interamericana, la desaparición forzada de personas constituye una violación múltiple y continuada de numerosos derechos humanos tanto de la víctima como de sus familiares —a la libertad e integridad personal, a la vida, al reconocimiento de la personalidad jurídica, al acceso a la justicia, al recurso judicial efectivo, a la verdad, entre otros—, por lo que se trata de una de las más graves y crueles formas de violación de derechos, sobre todo cuando forma parte de un patrón sistemático o práctica aplicada o tolerada por el Estado”.

La ola de desapariciones en nuestro país es de una magnitud sin precedentes y ha sido calificada por Human Rights Watch como “la crisis más profunda en materia de desapariciones forzadas que se haya producido en América Latina en las últimas décadas”.

Estas violaciones a los derechos humanos se han agudizado en Jalisco con el hallazgo de una fosa clandestina en La Primavera con 138 bolsas con restos humanos, la cual probablemente la convierta en la fosa clandestina más grande descubierta hasta ahora en el estado  y en el país.

Ante la grave situación el gobierno del estado, el Congreso Legislativo y la propia Comisión Estatal de Derechos Humanos siguen en silencio, y las pocas declaraciones que han realizado han sido para criminalizar a las víctimas y sin asumir las responsabilidades que les corresponden en la investigación de los hechos criminales y en la atención a las víctimas y sus familias.

Diversos colectivos de familiares, de organizaciones de la sociedad civil y hasta la propia Universidad de Guadalajara a través del Comité de Análisis sobre Asuntos de Interés Público en materia de Desaparición de Personas, se han pronunciado atinadamente sobre los sucesos violatorios.

Entre otras demandas, hacen un llamado a las autoridades de los distintos niveles de gobierno a realizar una autocritica seria y abierta de su desempeño. Señalan la posibilidad de que la fosa descubierta agudice la crisis forense por la que atraviesa Jalisco desde tiempo atrás, resultado de la incapacidad de sus instituciones y personal para actuar conforme a los principios y protocolos establecidos.

Mencionan también que no existe ninguna evidencia de que se haya superado el desastre institucional que propició el uso de tráileres refrigerantes para contener los cadáveres de septiembre de 2018. Este condenable hecho, por cierto, sigue sin ser aclarado y sin que se sancione a sus verdaderos responsables.

Otro punto es que muchas de las víctimas recuperadas de la fosa podrían tener denuncia de desaparecidas; esto configura un tipo de delito que requiere una atención especializada.

Las instituciones del estado están obligadas a respetar y garantizar los derechos de los familiares, así como el de la sociedad a saber la verdad.

No podemos, no debemos, no queremos acostumbrarnos al horror. Merecemos las y los jaliscienses una vida mejor, sin miedo y sin el terror de la desaparición y de las fosas clandestinas. Y no, de ninguna manera nos merecemos estas autoridades omisas y silenciosas ante la crisis humanitaria que vivimos.

 

lupitaramosponce@gmail.com

@lupitaramosponce

Comentarios

Acerca del autor

Guadalupe Ramos Ponce

María Guadalupe Ramos Ponce es doctora en Cooperación y Bienestar Social por la Universidad de Oviedo, además de investigadora y académica de la Universidad de Guadalajara. Funge también como coordinadora del Comité de América Latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer en México (CLADEM) en Jalisco.

Hemeroteca