El Instituto de Información Estadística y Geográfica (IIEG) de Jalisco, reportó que durante marzo en el estado se perdieron seis mil 26 empleos formales; la segunda cifra más alta en las historia desde 1998.

Desde 2003 Jalisco no había registrado números negativos en la generación de empleo formal durante marzo. Los más afectados fueron los empleados eventuales ya que se perdieron cuatro mil 776 de, y los otros mil 250 son permanentes.

Los despidos son atribuidos a la pandemia por Covid-19 provocando la emergencia sanitaria nacional, y con ella el cierre temporal de los negocios e industrias no esenciales.

A pesar de que el gobierno le pidió a la iniciativa privada no hacer despidos, la información apunta a que no todos pudieron cubrir los sueldos sin tener producción.

En el primer trimestre del 2020, Jalisco generó 19 mil 241 empleos, por lo cual en un mes se perdió el 31.32% de lo generado en tres meses.

La pérdida de los seis mil 26 empleados colocaron a la entidad en el lugar 26 a nivel nacional en la generación de empleos en marzo. Las más afectadas en cuanto a los empleos formales son Quintana Roo, con 47 mil 803; Ciudad de México, con 11 mil 503; Sonora, ocho mil 982; Nayarit, con ocho mil 024; Tamaulipas, siete mil 811; Baja California Sur, con seis mil 486, y Jalisco, con seis mil 026.

En todo el país se perdieron 130 mil 593 puestos de trabajo, y de cada 100 personas de ellos 4.6 son de Jalisco.

Marco Valerio Pérez Gollaz, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en Jalisco, señaló que hasta ahora han firmado mil 400 convenios de colaboración entre jefes y empleados con el fin de garantizar sus puestos de trabajo durante la emergencia sanitaria.

Indicó que desde el inicio de dicha han convocado a centrales obreras, cúpulas y cámaras empresariales para blindar sus respectivas plantillas laborales.

Sobre los mil 400 convenios apuntó que son por parte de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), y que en puerta están 200 más de la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), y espera que se sumen más sindicatos y empresas con sus contratos colectivos.

“Nosotros tenemos 373 mil fuentes de empleo, esto quiere decir que no todas tienen un contrato colectivo, porque muchos de los casos pueden ser empresas familiares, otras son circunstancias muy particulares, lo que nosotros estamos previendo es, insisto, ser el estado que después de resolver el tema de salud no vengan cascadas de demandas laborales”.

Pérez Gollaz señaló que el apoyo del gobierno federal es necesario para que la empresas tengan solvencia económica y no se vean en la necesidad de cerrar.

Con información de NTR

Comentarios