La organización Periodistas Desplazados de México AC, presentó una queja ante la Contraloría de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), y una denuncia ante la Secretaría de la Función Pública por la reciente designación de Gildo Garza Herrera como director general del Programa de Agraviados de la institución. 

La organización apunta que el nombramiento de Gildo Garza contraviene el reglamento interno de la CNDH que preside Rosario Piedra, al no contar con un título profesional, ni la experiencia necesaria. 

“Además de contar con antecedentes judiciales con sentencia ejecutoria firme en expediente 906/2014 en el juzgado de circuito 19 del estado de Tamaulipas y la posible comisión de otros delitos de carácter penal y civil”, indicó Periodistas Desplazados de México AC, que preside Jesús Medina.

Otra observación que hicieron es que Gildo Garza, cuando dirigía la “Asociación Mexicana de Periodistas Desplazados y Agredidos”, alteró documentos de la CNDH para presumir ser la primera organización en presentar una queja en contra de su actual titular.

Periodistas Desplazados de México AC indicó que expulsó de sus filas a Gildo Garza por violar sus estatutos de su acta constitutiva.

También manifestaron por medio de un comunicado que su designación “pone en tela de juicio los principios de imparcialidad de la CNDH y más grave aún, pone el alto riesgo la seguridad de muchas víctimas”. 

Incluso lo acusan que durante casi tres años “ha manipulado a víctimas para beneficiarse personalmente de recursos públicos y acceder a cargos” del gobierno. 

Comentarios