Search
Generic filters
Filter by Categorías
Criterios
Debate Abierto
El Rincón de Clío
Elemental
Filosofando
Hostal
Júpiter
Las Uvas de la ira
Mirada Violeta
Nada que Perder
Partidiario
Puntos y Contrapuntos
Qucho
Terra Plana
Trascendidos
Cultura
Escenarios
Deportes
Más Que Un Juego
Exclusivas
Francisco Gómez Maza
Josefina Real
Nación
Centro
Estados
Orbe
América Latina
Asia
Estados Unidos
Europa
Partidero TV
Política
Región
Jalisco
Occidente
Sin categoría
Urbe
Filter by Format
Audio
Gallery
Link
Map
Video

Select Page

La membresía de la FEU en la UdeG tiene privilegios

La membresía de la FEU en la UdeG tiene privilegios

Puntos y Contrapuntos

Criterios

Hay membresías que ofrecen privilegios y la de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), de la Universidad de Guadalajara, es de las más redituables.

Son un grupo político dentro de otro grupo político. Muy poco queda del vigor salvaje que impulsó a la cerrada cofradía que hace 30 años tomó por asalto la Universidad de Guadalajara.

Tampoco está visible en el horizonte alguna expresión representativa de la Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG) que le antecedió como fuerza de control, de choque, de represión y de poder violento en las entrañas de la Universidad de Guadalajara, durante los anteriores 40 años previos a su encumbramiento en 1991.

La nueva burguesía dorada de la UdeG, integrada por algunos singulares personajes que transitan entre los 40 y los 50 años de edad, incubada en las filas de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) emerge con fuerza, representada por los diez presidentes que ha tenido esa organización, diseñada, impulsada y abrigada por su veterano jefe político, el exrector (1989-1995) Raúl Padilla López, y pastoreada, siempre, muy de cerca, con rienda corta, firme, y con ánimo en ocasiones aparentemente laxo y hasta complaciente, por el actual secretario general José Alfredo Peña Ramos, conocido coloquialmente como “El Atenguillo”.

Luego de mantenerse durante 28 años como uno de los tres pilares que han apuntalado el cacicazgo de Padilla López (los otros son los gremios de trabajadores y académicos), dos de sus más emblemáticos representantes ya son rectores de centros universitarios y se perfilan como aspirantes a la rectoría general en un proceso que se desahogará durante los próximos dos meses y medio y cuya ceremonia de encumbramiento será el próximo 1 de abril del 2019.

Otros que no llegaron a la presidencia de la FEU pero que fueron factor clave en el desplazamiento de la vieja FEG, también han avanzado apoyados por el factótum de la UdeG, que los ha posicionado en algunas instancias de poder.

Los líderes de la FEU son una versión ligera, aparentemente más civilizada y menos violenta que los de la vieja FEG, que estuvo vigente con todo su poderío entre 1951 y 1991, etapa en la que impuso en la UdeG los argumentos del socialismo teórico y el pistolerismo práctico, y de la que fue presidente (1977-1979) el veterano cacique universitario.

Los leales y sumisos al cacique han sido premiados con becas en el extranjero, con cargos importantes en la UdeG y con la certeza de que siempre encontrarán cobijo en la abrigadora nómina de la institución.

 

Travesías

¿Qué ha pasado con cada uno de ellos?

El primer presidente de la FEU en el periodo 1991-1993, Lorenzo Ángel González Ruiz, es actualmente director de la preparatoria de San José del Valle, en Tlajomulco de Zúñiga, con un salario neto mensual de 49 mil 354 pesos con 36 centavos.

Felipe de Jesús Ocegueda Barragán, quien le relevó en la FEU para el periodo 1993-1995, terminó el gobierno del priista Jorge Aristóteles Sandoval Díaz como titular de la Dirección de Profesiones del Estado, primero bajo las órdenes del secretario general Arturo Zamora Jiménez (2013-2014) y luego con Roberto López Lara (2014-2018). Actualmente no aparece de manera oficial en la nómina de la UdeG.

José Alberto Castellanos Gutiérrez fue presidente de la FEU 1995-1998. De 2004 a 2007 y de 2007 a 2010 fue rector del Centro Universitario de la zona norte, en Colotlán, mientras que de 2013 a 2016 y de 2016 a 2019 cumplirá dos periodos consecutivos al frente de la rectoría del Centro Universitario de Ciencias Económico-Administrativas (CUCEA). Actualmente tiene un salario mensual neto de 70 mil 377 pesos.

Leopoldo Pérez Magaña, presidente de la FEU 1998-2001, fue secretario particular del alcalde priista de Guadalajara Jorge Aristóteles Sandoval Díaz (2010-2012), después Jefe de Aseo Municipal y cerró como secretario de Desarrollo Social en el municipio. Cuando Jorge Aristóteles fue gobernador (2013-2018) fue subdirector general de Fortalecimiento Municipal. Actualmente está en la nómina de la UdeG como profesor investigador asociado “B”, con un salario neto mensual de 13 mil 991 pesos con 62 centavos.

Ricardo Villanueva Lomelí fue presidente de la FEU de 2001 a 2004. Fue jefe de la Oficina de Gabinete de Jorge Aristóteles Sandoval Díaz en la alcaldía de Guadalajara (2010-2012), y al ganar Jorge Aristóteles la gubernatura (en 2012) lo nombró secretario de Planeación, Administración y Finanzas. Fue candidato a la alcaldía de Guadalajara en los comicios del 5 de julio del 2015 y perdió con Enrique Alfaro Ramírez. En 2016 fue nombrado rector de Centro Universitario de Tonalá, donde gana un salario mensual neto de 68 mil 70 pesos con 78 centavos, según registro en la nómina oficial más actualizada de la UdeG, hasta la segunda quincena de noviembre del 2018.

Carlos Corona Martín del Campo fue presidente de la FEU de 2004 a 2007. Cuando Jorge Aristóteles llegó a la Presidencia Municipal de Guadalajara para el periodo 2010-2012, apoyó el arribo de Corona Martín del Campo a la secretaría general del Congreso de Jalisco el domingo 31 de enero del 2010. Carlos dejó de ser secretario general del Congreso, en medio de severos cuestionamientos, el jueves 23 de septiembre del 2010. Entre otros asuntos dudosos, el político defenestrado no fue convincente al explicar las razones y criterios que se consideraron para la contratación de 500 nuevos empleados en el Congreso, entre febrero y marzo de ese año. Actualmente no aparece en la nómina de la UdeG.

César Antonio Barba Delgadillo, conocido como “El Chicho”, fue presidente de la FEU 2007-2010. Actualmente es titular de la oficina de Coordinación General de Servicio a Universitarios, con un salario mensual neto de 57 mil 48 pesos con 70 centavos. En los años recientes ha ganado espacio en la confianza y afecto de “El Licenciado”, como genéricamente se conoce al cacique.

Marco Antonio Núñez Becerra fue presidente de la FEU de 2010 a 2013. Y la membresía vale y tiene sus privilegios. Con fecha del 25 de julio del 2014 el Consejo General de la UdeG dictaminó el otorgamiento de un una beca-crédito completa en favor de Núñez Becerra para estudiar el Máster en Ciudadanía y Derechos Humanos: Ética y Política, en la Universidad de Barcelona, Barcelona, España, con dedicación de tiempo completo al programa de estudios, a partir del 1 de octubre de 2014 y hasta el 30 de septiembre de 2015.

Se le autorizaron a Núñez Becerra: manutención mensual equivalente en moneda nacional a 1,600 euros; material bibliográfico $10,000.00; seguro médico $9,000.00; Matrícula equivalente en moneda nacional a 4,920 euros; gastos de instalación por única vez $10,000.00, y Transporte aéreo de ida por $22,000.00 y de regreso, al obtener el grado académico correspondiente. Hasta noviembre del 2018 no aparece en la nómina de la UdeG, según se pudo verificar a través de mecanismos oficiales de transparencia.

José Alberto Galarza Villaseñor fue presidente de la FEU de 2013 a 2016. Actualmente es senador de la República, suplente de José Clemente Castañeda Hoeflich. Ambos ganaron en los comicios del pasado 1 de julio del 2018 con el respaldo de la coalición formada por Movimiento Ciudadano, PAN y PRD. Hasta noviembre del 2018 no aparecía en la nómina de la UdeG.

Jesús Arturo Medina Varela es el actual presidente de la FEU para el periodo 2016-2019.

 

Entreverados

Hay otros personajes que han gravitado en las filas de la FEU desde su origen. Aunque no hayan ocupado la presidencia de esa organización sí han pertenecido en diferentes épocas a su dirigencia. Con el respaldo del jefe político de la UdeG han logrado posiciones importantes.

La FEU nació formalmente el 4 de julio de 1991 y desplazó en la representación estudiantil dentro de la UdeG a la vieja FEG.

Con el apoyo de autoridades universitarias que encabezaba el rector Padilla López (1989-1995) y la operación política del actual secretario general de la UdeG, Alfredo Peña Ramos, el llamado Movimiento Democrático, encabezado por Lorenzo Ángel González Ruiz (primer presidente de la FEU), Alfonso Partida Caballero, Mara Nadiezhda Robles Villaseñor y Juan Manuel Soto García se incubó la FEU.

Mara Nadiezhda Robles Villaseñor es actualmente diputada local plurinominal por el partido Movimiento Ciudadano. Muy cercana a Raúl Padilla fue directora del Centro de Estudios Estratégicos de la UdeG y hasta principios del 2018 rectora del Centro Universitario de los Altos en Tepatitlán. En noviembre del 2018 aparecía en la nómina de la UdeG con 23 mil 604 pesos netos al mes, como profesora investigadora titular “C”, y en el Congreso de Jalisco, al que llegó el 1 de noviembre del 2018, tiene un salario asignado de 109 mil 69 pesos mensuales.

Alfonso Partida Caballero, muy vinculado al grupo hegemónico de Raúl Padilla, fue integrante del Consejo de la Judicatura de Jalisco del 2012 al 2016, con el respaldo de la UdeG, y actualmente aparece como investigador del Departamento de Derecho Público de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG (profesor investigador titular “A”) con un salario mensual de 20 mil 111 pesos con 97 centavos.

Juan Manuel Soto García es actualmente director de la Preparatoria de Ahualulco de Mercado, donde tiene un salario mensual neto de 64 mil 245 pesos.

Edgar Enrique Velázquez González fue, entre 2015 y 2018, secretario general del Sindicato de Trabajadores Académicos de la UdeG y actualmente es diputado local por el PRD para el periodo 2018-2021, aunque ganó con el respaldo de los votos que aportaron a la coalición electoral PAN y MC. Su salario en el Congreso local es de 109 mil 69 pesos. No aparece en la nómina actual de la UdeG.

 

Privilegios

El 7 de marzo del 2016 el periódico Mural publicó que las relaciones políticas en la UdeG derivan en privilegios especiales.

Documentó que el ex líder de la FEU, Marco Antonio Núñez Becerra, obtuvo en 2014 una beca completa por 487 mil pesos para estudiar en la Universidad de Barcelona; el apoyo se le renovó en 2015, según los dictámenes V/2014/173 y V/2015/763.

A Cynthia Vanessa Velarde Zambrano, exsecretaria de Actas y Acuerdos de la FEU, se le autorizó recurso –de 2015 a 2017– por más de un millón de pesos para estudiar en la Universidad de Nuevo México, indica el documento V/2015/559.

Ivo Arturo Cárdenas Nishimoto, quien fuera asesor del exdiputado perredista (2013-2016) y exmilitante de la FEU Enrique Velázquez, cercano al grupo UdeG, recibió 408 mil pesos para estudiar en la Universidad Europea de Madrid, según el dictamen V/2014/161.

A Ricardo Villanueva Lomelí se le dieron 411 mil 942 pesos en el 2005 para estudiar en la Universidad de Salamanca, según la resolución IV/01/2005/1087/V. Sin interrupciones, la beca fue renovada por 496 mil pesos, según el documento IV/11/2005/1065/V.

El expresidente de la FEU Leopoldo Pérez Magaña le fueron autorizados en el 2004 más de 400 mil pesos para un posgrado en la Universidad de Nueva Orleans, según el acuerdo V/2004/024.

Moldeados por los privilegios que comprometen y doblegan voluntades, los expresidentes de la FEU y sus aliados a lo largo de 28 años se preparan para el asalto final. La elección del rector general para el periodo 2019-2025, que entrará en funciones el próximo 1 de abril del 2019, será su primera gran batalla por el máximo poder de la institución. Claro, siempre y cuando el cacique les otorgue su bendición.

Comentarios

Hemeroteca