Ciudad de México-. En conferencia nacional de hoy sobre Covid-19, Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud y José Luis Alomía, director de epidemiología de la Secretaría de Salud, estuvieron acompañados por Juan Manuel Quijada Gaytán, director general de los Servicios de Atención Psiquiátrica; Diana Tejadilla, directora de Normatividad y Coordinación institucional del Secretariado técnico del Consejo Nacional de Salud Mental, y Miguel Malo, asesor de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en materia de enfermedades no transmisibles y salud mental, quienes hablaron sobre la prevención del suicidio.

Alomía inició la conferencia exponiendo que cerca del 50% de las personas estudiadas por ser casos sospechosos a causa del virus han resultado negativos, y el 44% han dado positivo, es decir los acumulados desde el inicio de la epidemia en el país.

La positividad sigue en 41%, 3% menos que la semana pasada, y manteniendo la tendencia descendente desde la semana 30. Los activos también continúan en 6%.

Al día de hoy, México suma 652 mil 364 casos acumulados, 86 mil 270 sospechosos, y 69 mil 649 decesos confirmados.

742 mil 268 resultaron ser negativos, hay 40 mil 909 casos activos y 458 mil 850 personas se han recuperado.

Respecto a la ocupación hospitalaria, la de camas generales es del 33% a nivel nacional, y por lo menos cada estado tiene un 42% de disponibilidad. En cuanto a las camas para casos graves, la ocupación media nacional es de 27%, y las entidades tienen por lo menos 54% de capacidad.

Quijada Gaytán expuso que hoy se celebra el Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

Cada 40 segundos muere una persona a causa de dicho.

Algunos de los factores que influyen en él son la genética, antecedentes familiares, antecedentes personales, impulsividad, abuso de sustancias, trastornos mentales graves, y factores ambientales.

Por lo general, las personas que se quitan la vida lo han intentado antes, y lo consideran como una solución permanente a una cuestión temporal, sin alternativas.

A causa del estigma que hay alrededor del tema, no se les facilita expresarse al respecto, por lo que prefieren no hablarlo para evitar ser juzgados o criticados.

Su prevención es una prioridad para la Organización Mundial de la Salud (OMS), y requiere de la intervención de la salud, educación, el ámbito laboral, justicia, derecho, política y medios de comunicación, para darle un enfoque multi-sectorial e integral.

Entre las acciones para lograrlo están la reducción de medios letales, decir no a la infodemia, y el reconocimiento y tratamiento de trastornos mentales.

Actualmente, la tasa nacional es de 5.3 suicidios por cada 100 mil habitantes.

Las personas cercanas a ellos se culpan, se enojan, o incluso creen que son cobardes o egoístas, y ellos personalmente lo ven como hacerle un favor a quienes están a su alrededor.

En el país existen varias líneas telefónicas de apoyo de instituciones psiquiátricas, de epidemiología,  seguridad y justicia, UNAM, Teletón y psicólogos, entre otras más, así como redes de sostén emocional.

Por su parte, Diana Tejadilla comunicó que ha pesar de que la tasa nacional es baja, no debemos relajarnos. Apuntó que la persona estuvo sufriendo física, mental y socialmente.

La tasa más alta de México es de 9.3 en personas de entre 20 y 24 años, y en su mayoría son hombres.

A partir del 2008 ha ido incrementando cada año.

No se trata únicamente del suicidio como tal, cuando se habla sobre él o del intento ya vamos tarde.

Además, enfatizó que es un problema de salud pública, y se puede prevenir.

Mediante diversos programas buscan mejorar los sistemas y acciones para ayudar a las personas con pensamientos o intentos suicidas. Uno de ellos por ejemplo abarca los siguiente cuatro ejes:

  1. Vigilancia
  2. Identificación de factores
  3. Diseño de intervenciones
  4. Ejecución

Con base en estadísticas, otras causas que influyen en el suicidio son violencia, depresión, sustancias, ansiedad y emociones.

La Línea de la Vida reportó un incremento en sus llamadas por auto-lesión o suicidio, especialmente en mujeres.

La OPS y la OMS han estado trabajando en eliminar la brecha de atención en materia de salud mental.

Para concluir la conferencia, previo a la sección de preguntas y respuestas, Miguel Malo comenzó haciendo énfasis en que es un problema de salud pública, pero es prevenible.

800 mil personas mueren al año por suicidio.

Abundó que un elemento clave en el tema es acompañar a quienes han sufrido el suicidio de algún familiar, amigo o persona cercana.

A pesar de tener una las menores tasas en América, en México ha ido creciendo, y hay mayor riesgo en menores de edad.

Puntualizó que lo más importante del suicidio es que es prevenible.

Para el Programa Nacional para la Prevención del Suicidio, el enfoque desde la salud pública son el riesgo y los problemas de las personas suicidas, así como los factores que pueden protegerlos.

El estigma es uno de los mayores problemas. Frente a ello, recalcó la importancia de hablar abierta y propiamente del tema, en lo cual influye su mal tratamiento por parte de los medios de comunicación ya que se vuelve un factor de riesgo para el comportamiento suicida.

Uno de los aspectos que dicho programa busca cubrir es la intervención de escuelas, el trabajo, espacios comunitarios y familias.

Comentarios