Ciudad de México (Tráfico ZMG).-Luego de que este jueves se registrara la captura de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “Chapo” Guzmán en la ciudad de Culiacán, quien fue liberado tras registrase diversos actos de violencia por parte de miembros del crimen organizado, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que él avala dicha decisión.

Sin mencionar expresamente al hijo del Chapo, López Obrador señaló que el Gabinete de Seguridad “tomó decisiones”, en las cuales él estuvo de acuerdo, ya que con ello se salvaguardó la integridad de los ciudadanos de la capital de Sinaloa.

“Tomaron decisiones que yo respaldo, que yo avalo, porque se tornó muy difícil la situación y estaban en riesgo muchos ciudadanos, muchas personas, muchos seres humanos (…) esta decisión se tomó para proteger a los ciudadanos, es que no se puede apagar el fuego con el fuego, esa es la diferencia de esta estrategia con relación a lo que han hecho los anteriores gobiernos, nosotros no queremos muertos, no queremos la guerra, esto les cuesta trabajo entenderlo a muchos”, señaló.

Aseguró que anteriores administraciones convirtieron al país en un cementerio y su gobierno no seguirá esa vía, ya que está demostrado que no dio buenos resultados.

Dijo que será el Gabinete de Seguridad el que dé más detalles de lo acontecido ayer en Culiacán.

La versión dada ayer por la noche por el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, reveló que no hubo un operativo que buscara la detención de Ovidio Guzmán, sino que se trató de una detención fortuita, contrastó la del presidente, quien aseguró que sí llevaron a cabo un operativo.

Comentarios