Select Page

Los dueños de la justicia en Jalisco (Parte I)

Los dueños de la justicia en Jalisco (Parte I)

Puntos y Contrapuntos

Partidero

 

En el Poder Judicial de Jalisco todos los caminos se entreveran y todos los intereses tienen un espacio para la negociación.

Los cotos de poder son tan identificables que, con un poco de sagacidad, y escudriñando con acuciosidad y perseverancia en los antecedentes, es posible tener una idea razonable con respecto al interés al que responde cada magistrado, de los 32 que actualmente están activos en el Supremo Tribunal de Justicia (STJ), ese cuerpo colegiado, máximo representante del Poder Judicial de la entidad.

Entre los actuales 32 magistrados hay todavía quienes representan la nostalgia por los viejos tiempos, donde presumen que había más respeto por los códigos no escritos, por los protocolos solemnes, por la vocación que les comprometía, a algunos, con los valores superiores de la justicia y de la aplicación estricta de la ley.

En el Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco hay once salas, en las que deben trabajar tres magistrados, aunque hay dos, la Tercera Sala Especializada en Materia Civil y la Sexta Sala Especializada en Materia Penal, que sólo tienen dos magistrados. Esas dos plazas disponibles son objeto del deseo y de la discordia de partidos políticos, de poderosas facciones dentro de algunos de ellos, y están también en el apetito de poderosos circunstanciales que dominan en el Poder Ejecutivo del estado, depositado en el actual gobernador Enrique Alfaro Ramírez, y en el Poder Legislativo, donde despachan 38 legisladores.

Una mirada detallada al caso de cada uno de los magistrados muestra con razonable claridad quiénes son, a quién representan, quiénes son sus aliados y a qué propósito sirven –por voluntad propia, por interés, por compromisos o por presiones– los magistrados del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco. Hay honrosas excepciones, sin duda, pero el trabajo de la mayoría de los juzgadores está siempre marcado por la sospecha y la desconfianza de una sociedad que ha sido mayoritariamente agraviada, ofendida y defraudada por quienes no cumple honradamente con sus muy elevados principios.

Quedan todavía en el Supremo Tribunal de Justicia magistrados que fueron promovidos y electos por la voluntad de algunos gobernadores priistas como Enrique Álvarez del Castillo (1983-1989), Guillermo Cosío Vidaurri (1989-1992) y Carlos Rivera Aceves (1992-1995). En menor medida se suma la influencia que tiene en el STJ el exsenador y actual secretario del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Arturo Zamora Jiménez. Suma esta vieja guardia por lo menos 11 magistrados.

Los magistrados de nuevas generaciones, con influencia priista, que llegaron en los años recientes al STJ y que gravitan en torno al exgobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz (2013-2018) y a su padre, el exmagistrado Jorge Leonel Sandoval Figueroa, sumarían 5 posiciones en el máximo tribunal de Jalisco.

Mientras que el PAN de los 18 años de gobierno, entre 1995 y 2013, con tres mandatarios estatales, Alberto Cárdenas Jiménez (1995-2001), Francisco Javier Ramírez Acuña (2001-2007) y Emilio González Márquez (2007-2013), sumarían su influencia en otros 7 magistrados. Aunque con enfebrecido ímpetu en el propósito de refundar Jalisco, el partido Movimiento Ciudadano, del actual gobernador Enrique Alfaro Ramírez (2018-2024) tendría por ahora sólo un magistrado.

Pero Movimiento Ciudadano tendría en la mirada los casos de por lo menos 10 magistrados que han perpetuado su permanencia en el Supremo Tribunal de Justicia mediante amparos y artilugios legales, y podrían presionarlos, seducirlos o convencerlos de que cedan sus lugares para que fluya la sangre nueva. Claro, en estos descartes Movimiento Ciudadano y Alfaro Ramírez tratarían de sacar la mayor ventaja posible.

Hay una fuerza emergente y amenazante que articula el cacique de la Universidad de Guadalajara, el exrector (1989-1995) Raúl Padilla López, quien fusiona sus intereses con el dirigente estatal del Partido Verde Ecologista de México, Enrique Aubry de Castro Palomino, y alterna, en algunos casos, sus alianzas circunstanciales con PRI y PRD para sumar activos en el Supremo Tribunal de Justicia. Sumaría esta corriente, hasta la fecha, por lo menos 8 representantes.

Veamos ahora una radiografía que refleja quiénes tienen el poder en las primeras 5 salas del STJ que analizaremos en esta primera parte, de las 11 salas que describiremos en dos trabajos consecutivos, este lunes 6 de mayo y el miércoles 8 de mayo del 2019.

 

PRESIDENTE DEL SUPREMO TRIBUNAL DE JUSTICIA DE JALISCO

Ricardo Suro Esteves, actual presidente del Supremo Tribunal de Justicia, fue nombrado el 10 de julio del 2014, propuesto por el gobernador Sandoval Díaz, su amigo de juventud, y con el apoyo del papá del mandatario estatal, el también magistrado Jorge Leonel Sandoval Figueroa.  Suro Esteves es hijo del abogado Ricardo Suro Campos, quien se presume amigo cercano del exmagistrado Sandoval Figueroa. Suro Esteves fue asignado a la Séptima Sala Especializada en Materia Civil, donde compartió espacio con el magistrado Sandoval Figueroa y con el magistrado Héctor Delfino León Garibaldi. Según los entonces diputados panistas Víctor Sánchez Orozco y Guillermo Martínez Mora, los nombramientos de los nuevos magistrados designados ese día, Suro Esteves y Armando Ramírez Rizo, fueron producto de un acuerdo políticos entre las fracciones parlamentarias del PRI, PAN y PRD, y no producto de un procedimiento responsable para elegir a los mejores entre 58 aspirantes (Mural, 11 de julio del 2014). Suro Esteves, como presidente del STJ, no trabaja en sala.

 

PRIMERA SALA ESPECIALIZADA EN MATERIA PENAL

  1. Ramón Soltero Guzmán llegó al STJ en abril de 1989, propuesto por la Facultad de Derecho durante la administración del gobernador priista Guillermo Cosío Vidaurri (1989-1992). Llegó con el apoyo de José Mora Luna, quien fue director de la Facultad de Derecho de la UdeG y es hermano de Ignacio Mora Luna, presidente de la Federación de Estudiantes de Guadalajara 1961-1963. Se le consideró muy cercano al exgobernador panista Emilio González Márquez (2007-2013) y del grupo que apoyaba al magistrado Celso Rodríguez González, quien presidió el STJ desde enero del 2006 a diciembre del 2012, durante los periodos de los gobernadores panistas Francisco Javier Ramírez Acuña (2001-2007) y Emilio González Márquez (2007-2013). Ramón Soltero tiene 29 años en el cargo de magistrado y el actual gobierno de Enrique Alfaro Ramírez tiene interés en que se retire para poner en su lugar a alguien afín a Movimiento Ciudadano.
  2. Tomás Aguilar Robles llegó a la magistratura en mayo de 1994, respaldado por el exmandatario priista Carlos Rivera Aceves. En años recientes se le ha considerado muy cercano a los intereses de Roberto López Lara, alias “El Chino”, quien fue secretario general de Gobierno del viernes 13 de junio del 2014 al miércoles 5 de diciembre del 2018, en la administración del exgobernador priista Sandoval Díaz (2013-2018).
  3. Daniel Espinoza Licón llegó al STJ el 17 de noviembre del 2018 y se le considera posición del partido Movimiento Ciudadano, con la anuencia del actual gobernador Enrique Alfaro Ramírez. Él se desempeñaba como juez de control y juicio oral, y asumió el nuevo cargo supliendo al magistrado José Félix Padilla Lozano (Mural, jueves 18 de octubre del 2018).

 

SEGUNDA SALA ESPECIALIZADA EN MATERIA PENAL

  1. Guillermo Valdés Angulo llegó al STJ en 1988, apoyado por el exgobernador priista Cosío Vidaurri, de quien fue secretario particular y con quien colaboró en diversos cargos.
  2. Antonio Flores Allende fue electo magistrado el 27 de noviembre de 2015, para sustituir al magistrado Gilberto Ernesto Garabito García, quien el 30 de noviembre del 2015 cumplió 70 años de edad, por lo que debió retirarse por mandato de la Constitución Política del Estado de Jalisco. Este magistrado habría llegado como cuota política del entonces dirigente del Partido Verde en Jalisco y diputado local por esa organización política, Enrique Aubry de Castro Palomino. La Comisión de Justicia que aprobó ese nombramiento estaba encabezada por Saúl Galindo Plazola, del PRD, y formaban parte de ella la también perredista Mónica Almeida López, el priista Hugo Contreras Zepeda, el emecista Augusto Valencia López, el panista Miguel Ángel Monraz Ibarra y los ecologistas Aubry de Castro Palomino y Omar Hernández Hernández.

 

TERCERA SALA ESPECIALIZADA EN MATERIA CIVIL

  1. María Eugenia Villalobos Ruvalcaba fue nombrada magistrada en agosto del 2011, pero por impedimentos de carácter jurídico tomó posesión hasta abril del 2014. Se le considera posición del cacique de la UdeG, Raúl Padilla López. En la misma temporalidad que ella fue nombrada magistrada también llegaron al Poder Judicial de Jalisco, con el amparo de “El Licenciado”, Alfonso Partida Caballero, consejero ciudadano del Consejo de la Judicatura, y Jaime Gómez, nuevo consejero juez del mismo organismo (Mural, 24 de agosto del 2011).
  2. Carlos Oscar Trejo Herrera fue nombrado magistrado –por siete años– el jueves 28 de septiembre del 2017, cuando era uno de los funcionarios de mayor confianza y cercano a los afectos del gobernador Sandoval Díaz, con quien trabajaba como el procurador social. En 2012, Trejo Herrera fue coordinador jurídico de la campaña de Jorge Aristóteles por la gubernatura de Jalisco.

 

CUARTA SALA ESPECIALIZADA EN MATERIA CIVIL

  1. Francisco Castillo Rodríguez fue nombrado magistrado el 13 de abril del 2016, como cuota del PAN. Su mérito –más político que jurídico– radicó en haber sido cercano colaborador de los hermanos Isaías y Hernán Cortés Berumen.
  2. Jorge Mario Rojas Guardado, nombrado magistrado el 23 de agosto del 2011. Tomó protesta hasta abril del 2014, una vez que la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió separar a 3 magistrados estatales que se encontraban bajo la hipótesis de retiro forzoso por haber rebasado los 70 años de edad. Rojas Guardado es considerado por sus propios compañeros del STJ como una posición del dirigente del Partido Verde en Jalisco, Enrique Aubry, con la protección de Padilla López, el cacique de la UdeG. “El nombramiento (de) Rojas Guardado, que se hizo desde la pasada Legislatura impulsado por el exdiputado priista (en alianza con el Verde Ecologista) Enrique Aubry, podría complicarse puesto que no cumple con los requisitos constitucionales para ser magistrado. Desde el 2011, cuando fue designado, se consignó en diversos medios que Rojas Guardado contaba con un título profesional expedido en el 2006, por lo que no cumplía con el requisito de una antigüedad de emisión de 10 años que impone la ley”, publicó Reporte Índigo el 5 de marzo del 2014.
  3. Luis Enrique Villanueva Gómez se integró formalmente como magistrado del Supremo Tribunal de Justicia del Estado el 3 de enero del 2016, en sustitución de Ernesto Chavoya Cervantes. El Informador publicó el 28 de agosto del 2015: “Villanueva Gómez fue designado en 2006 como ‘Consejero Ciudadano’ del Consejo de la Judicatura de Jalisco (CJJ) propuesto por el PRI, e intentó sin éxito ser candidato a la alcaldía de Zapopan por dicho partido en 2009. Para al terminar su gestión en el CJJ decidió someterse a la tutela de Padilla López, que usando al PRD lo promovió como director del Instituto de Investigaciones Jurídicas y Legislativas del Congreso y ahora, no obstante que la decisión sobre esta posición que fue otorgada a Villanueva le correspondía al PRI fue cedida al PRD y será pues un alfil más del cacique de la UdeG en el STJ”.

QUINTA SALA ESPECIALIZADA EN MATERIA CIVIL

  1. Arcelia García Cásares llegó a magistrada en febrero de 1996 propuesta por el exmandatario priista Cosío Vidaurri. Durante el gobierno panista de Emilio González Márquez fue impulsada en busca de la presidencia del STJ por el entonces secretario general de gobierno Fernando Antonio Guzmán Pérez Peláez, sin logar ese propósito.
  2. Javier Humberto Orendáin Camacho llegó al STJ en mayo de 1994, propuesto por Enrique Romero González, secretario general de gobierno en la administración de Cosío Vidaurri. Orendáin Camacho coincidió con Cosío Vidaurri en la Secretaría de la Reforma Agraria entre 1980-1981. Cosío era subsecretario en esa dependencia cuando el titular era otro jalisciense, Javier García Paniagua.
  3. Marcelo Romero García de Quevedo llegó al STJ en abril de 1997, durante la administración del mandatario panista Alberto Cárdenas Jiménez (1995-2001). Fue impulsado por el entonces diputado local albiazul Héctor Pérez Plazola, quien coordinó a la fracción panista en la 54 Legislatura, del 1995 a 1998. Fue cercano al gobierno del panista Emilio González Márquez (2007-2013) y se le consideró vinculado al grupo de magistrados que entre 2006-2012 lideró el magistrado Celso Rodríguez.

Magistrados, jueces, personal del poder judicial, litigantes y gente común que se han asomado a los oscuros rincones de la justicia, dan testimonio cotidiano de sus fragilidades y miserias.

El próximo miércoles 8 de mayo del 2019 veremos la conclusión de esta radiografía de los magistrados de Jalisco.

 

Imagen en portada: Ricardo Suro Esteves, presidente del STJ.

Comentarios

Acerca del autor

Quienes Somos

Tradoc-Blackstone

Tradoc-Blackstone: Pasión en movimiento

1

Videocolumnas

Loading...

Tweets Recientes

Hemeroteca

Compartir