Las devastadoras inundaciones registradas en Kentucky dejan al menos 25 muertos, aunque se espera que aumente el número de víctimas, informó el gobernador de ese estado del sur de Estados Unidos, mientras los rescatistas continúan buscando sobrevivientes.

Las lluvias torrenciales desatadas a principios de esta semana provocaron inundaciones repentinas sin precedentes en el este de Kentucky, una región muy golpeada por la pobreza.

Varias rutas y puentes de esta región montañosa y empobrecida tras el declive de la industria del carbón resultaron dañadas o destruidas. Y con el servicio de telefonía móvil interrumpido, se ha vuelto difícil la búsqueda de sobrevivientes.

“Me preocupa que encontremos más cuerpos en las próximas semanas”, sostuvo el gobernador Andy Beshear en una rueda de prensa al mediodía, poco después de informar en su cuenta de Twitter que el número de muertos ascendía a 25 y que “es posible que el número crezca”.

Beshear precisó que están “todavía en la fase de búsqueda y rescate” y corrigió un informe anterior sobre la muerte de seis niños, precisando que dos de ellos eran en realidad adultos.

Comentarios