Un autobús de pasajeros se incendió en una autopista de Bulgaria, en Europa, cerca del municipio de Bosnek, 40 kilómetros al sur de Sofía, dejando como saldo 46 muertos calcinados.

Doce de las víctimas tenían menos de 18 años, cinco de ellos eran niños y el resto tenía entre 20 y 30 años.

Zoran Zaev, primer ministro de ese país, se trasladó hasta el hospital donde internaron a los siete únicos sobrevivientes.

Se investigan las causas del accidente, aunque según informes preliminares, debido a la oscuridad, el camión se volcó luego de impactarse con una barandilla.

Entre las hipótesis que se manejan, no se descarta que el conductor se haya quedo dormido y muriera antes que el resto de los pasajeros, por lo cual no hubo quien abriera las puertas y por ello quedaron atrapados en las llamas.

El vehículo habría viajado a una velocidad superior a los 100 kilómetros por hora.

Comentarios