Guadalajara, Jalisco-. Jalisco es la segunda entidad que más genera residuos electrónicos y eléctricos a nivel nacional con 82 mil 70 toneladas, tan solo detrás de la Ciudad de México (CDMX), con 117 mil 550 toneladas.

En total, en todo el país se generan un millón 103 mil 570 toneladas al año.

“Este tipo de residuos se generan a lo largo de todo el país y uno de los problemas a los que nos enfrentamos es a la dificultad que se tiene para atender la trazabilidad de este tipo de residuos, dado que nuestro país tiene un territorio bastante extenso”, dijo Ricardo Ortiz Conde, director general de Gestión Integral de Materiales y Actividades Riesgosas de la Semarnat.

Los residuos electrónicos consisten en aparatos que dejaron de funcionar o que fueron desechados aun siendo funcionales, y que algunos de sus componentes son tóxicos e incluso peligrosos, por lo que no deben tirarse en la basura regular.

Lo anterior porque contienen metales como mercurio, cadmio, cromo, plomo o algunos químicos contaminantes, así como material potencialmente económico como hierro, cobre, aluminio y en algunos casos incluso metales preciosos como oro, plata o paladio. Estiman que para el 2021 México generará un millón 211 mil 580 toneladas de residuos electrónicos y eléctricos.

“Eso nos puede dar una idea de la problemática relacionada con los compuestos peligrosos que estos residuos tienen al interior de sus componentes y al gran reto que representa poder minimizar los impactos que estos residuos peligrosos que están dentro de estos aparatos puedan tener en la población”.

También señaló que además de la generación total de residuos electrónicos, 458 mil toneladas son en su mayoría de televisiones, pantallas de cristal líquido y plasma, seguido por monitores con tubos de rayos catódicos, computadoras de escritorio y portátiles, aparatos de grabación y reproducción de sonido, así como teléfonos fijos y celulares.

Además, debido a la actividad de trabajo y estudio en casa por la contingencia de Covid-19, la venta de computadoras y dispositivos móviles para poder conectarse aumentó, lo que desembocará en una mayor generación de residuos electrónicos y eléctricos.

 

 

Con información de El Occidental

Comentarios