Guadalajara, Jalisco.- Calles enlodadas, viviendas y automóviles destruidos es el saldo que desde las alturas fue constatado por elementos de Protección Civil de Jalisco en el municipio de San Gabriel, en Jalisco, tras el desbordamiento del río Apango, mejor conocido como Salsipuedes. La organización estima que al menos una cuarta parte de la demarcación resultó afectada.

En el sitio se encuentran más de 200 elementos de diferentes corporaciones coadyudando en laboras de búsqueda, rescate y limpieza, además de sensores caninos, maquinaria y un helicóptero.

Comentarios