Francisco Castellanos J.

Morelia, Mich., enero 14.- Se cumplen dos años de la desaparición y muerte de manera sospechosa y cuajado de dudas del emblemático activista ambiental, promotor y defensor de los bosques de la Mariposa Monarca en Michoacán, Homero Gómez, en un hecho que la familia de la víctima y organizaciones nacionales e internacionales califican como un asesinato.
El caso quedó archivado por la Administración del exgobernador Silvano Aureoles Conejo, pues cercanos a Aureoles y al excandidato a gobernador Carlos Herrera Tello, fueron los últimos en ver con vida a Gómez González.
El 13 de enero de 2020, el ambientalista Homero Gómez González, ingeniero agrónomo por la Universidad de Chapingo, defensor y promotor de los bosques de la Monarca, asistió a un cierre de feria y carreras de caballos, que se realizaron en El Soldado Anónimo, un ejido del municipio de Ocampo.
En este evento se reunió con la síndica de Ocampo Elizabeth Guzmán y la regidora de Zitácuaro Erika Karina Alvarado Alcantar, ambas del PRD, además del fallecido alcalde de Ocampo Roberto Arriaga Colín, quienes insistentemente buscaron reunirse ese día con él. Luego de su encuentro, no se supo más de él.

“Las llamadas eran muy insistentes, entonces él bajó (del santuario), se vio ahí con ellos, estuvo, sí tomando, la gente que lo vio tomar dicen que sí tomó pero no al grado de perderse. La gente comenta que los señores estos con los que andaba se fueron, lo dejaron solo”, relató a la prensa la viuda de Homero Gómez.
Luego de dos semanas de búsqueda, poco antes de concluir el mes, su cuerpo fue hallado sin vida, en un sitio donde sus familiares y las cuadrillas de búsqueda, dijeron haber pasado varias veces.
La viuda se dijo extrañada de que una vez encontrado el cuerpo de su esposo, a 16 días de su desaparición, asistentes a la reunión hayan tramitado un amparo para protegerse de las investigaciones que se realizaban en cuanto a la muerte de Homero Gómez.
Más sospechoso fue el hecho de que el celular y la tableta de Homero Gómez, que a decir de la viuda el ambientalista nunca soltaba, aparecieron en manos de un acompañante de la regidora de Zitácuaro Erika Karina Alvarado Alcantar.
“Aparecieron en sus manos, a él se los quitaron, quisieron dejarlo incomunicado, como dejarlo solo. Para mí que esto ya lo tenían planeado (…) al recibir mi marido un golpe en la cabeza fue por la espalda, no fue de frente, hasta cobardes fueron porque ni siquiera tuvieron el valor de ponerse de frente”, precisó la viuda.
Erika Karina Alvarado hizo campaña por Carlos Herrera Tello, en su primera elección para Presidente Municipal de Zitácuaro, y a lo largo de las dos Administraciones del empresario constructor y posterior secretario de Gobierno y candidato a la Gubernatura por el PRD, designado por Aureoles. Fungió como regidora y Secretaria de la Mujer; asimismo, fue delegada de Turismo en el Oriente, nombrada por Silvano Aureoles.
Su padre, Jorge Alvarado Serrato, fue nombrado con un alto cargo en la Dirección de Tránsito del estado, desde octubre de 2015, mes y año en que Silvano Aureoles asumió la gubernatura de la entidad.
A lo largo del gobierno perredista, Alvarado Serrato dirigió una red de corrupción contra conductores y transportistas, pero que también afectaba a los agentes de la corporación, obligados a pagar a sus mandos para obtener patrullas para trabajar.
Las millonarias ganancias habrían ido a parar a las campañas perredistas en las elecciones de 2018 y 2021, además de a los bolsillos de la familia de Jorge Alvarado, que viajó a más de una docena de países en varios continentes, además de ser aficionada a las apuestas en los casinos de Las Vegas.
Respecto a la muerte de Homero Gómez, la Fiscalía del estado de Michoacán dio dos versiones; la primera decía que Homero cayó a la olla agrícola donde fue hallado y murió ahogado; pero luego, al encontrase una herida en la cabeza del ambientalista, se dijo que éste se cayó, golpeó y terminó en la olla.
Mayte Cardona, entonces vocera de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, dijo a la prensa que el activista “seguramente estaba afectando intereses de personas que se dedican a talar de forma ilegal en la zona”.
Tanto Aureoles como Gobernador como Carlos Herrera, alcalde de Zitácuaro y secretario de gobierno de Michoacán, promovieron la explotación del aguacate en Zitácuaro y en Michoacán, así como el asentamiento del crimen organizado en el Oriente de Michoacán.

Comentarios