La Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró que la segunda ola de Covid-19 que atraviesa España y otras demarcaciones de la Unión Europea debe de ser una alerta para el resto del mundo, pues podría ser una réplica de lo que ocurra más adelante.

En un debate organizado por la entidad Nueva Economía Fórum, María Neira, directora de Salud Pública y Medioambiente de la OMS, reconoció que aún se desconoce en qué está fallando la nación española para contrarrestar el nuevo coronavirus, ya que a pesar de los protocolos sanitarios tiene una tasa de 274.8 casos nuevos por cada cien mil habitantes en los 14 últimos días.

No obstante, Neira aseguró que ni el comportamiento de los jóvenes que incumplen las medidas de seguridad ni las numerosas relaciones intrafamiliares justifican la situación epidémica de España.

En una situación similar a la de España se ubica Francia, con 220.9 contagios, seguida por Bélgica (184.8) y Países Bajos (180.4), según datos publicados el jueves  por el Ministerio español de Sanidad.

La experta internacional también adelantó que la situación en otros países europeos podría cambiar dentro de unas días o unas semanas. Y España “puede ser una alerta roja, un avance de lo que puede ser la situación en otros lugares en poco tiempo”.

Pidió analizar de una manera “muy crítica y muy objetiva dónde están los fallos y, sobre todo, abogó por la coordinación entre administraciones y el liderazgo, con “unas medidas muy claras y transmitidas de manera muy clara a la población”.

Tras señalar que España es el país que aplica las medidas de prevención más restrictivas en comparación con otras naciones, Neira pidió estudiar qué está fallando en la atención primaria sanitaria o en el plan de detección y rastreo para confirmar que las personas que tuvieron contacto con los contagiados cumplan efectivamente el período preceptivo de cuarentena.

“Y si faltan rastreadores, que se pongan”, apostilló la responsable de la OMS.

Comentarios