Select Page

VIDEO: Víctimas sexuales de Naasón Joaquín, testimonios “aterradores”

VIDEO: Víctimas sexuales de Naasón Joaquín, testimonios “aterradores”

09 de junio de 2022.- Acusado de tener un gran poder en el mundo y mayormente en el estado de Jalisco, donde nació su iglesia, La Luz del Mundo, y donde incluso el FBI tuvo problemas para rescatar y llevarse a Estados Unidos a una de sus víctimas, Naasón Merarí Joaquín García, tuvo que escuchar durante horas, los testimonios “desgarradores” de a quienes llamaba “las angelitas”.

Fue calificado como “depredador sexual” por parte de un juez que se dijo “atado de manos”, así como de “secuestrador” y de tener aún un gran poder en el mundo.

Consternadas y en medio del llanto, las víctimas reclamaron al juez el veredicto de sentencia de 16 años para Naasón Joaquín García, un líder que lejos de mostrarse consternado, permanecía paralizado sentado en el banco de los acusados, casi sin parpadear, sólo escuchando y sin moverse.

Estos son extractos de los testimonios de las víctimas en la corte de Los Ángeles, California de este miércoles, difundidos a través de la señal de Telemundo.

 

Una de las víctimas

“Teníamos que servirte, no podíamos tener amigos, tus acciones me destrozaron, nos hicieron pensar que cualquier cosa que se hacía estaba aprobada por Dios”.

“Queríamos enfrentar a nuestro depredador sexual, ese derecho se nos arrebató cuando la Fiscalía decidió llegar a un acuerdo con Naasón, me dijeron que mi posición no era importante, que preferían negociar con este violador”.

“Naasón eres un cobarde, y ahora te van a permitir purgar una sentencia ridícula en la cárcel y luego te mandarán de vuelta a la mansión que te pagan los miembros de la iglesia, tú y tu familia manejan la iglesia como un negocio, sigues abusando de jóvenes, pides que te ofreden a los niños”.

“Nos llamaban las angelitas, quisiera escribir todo lo que se espera de las angelitas pero quiero que sepas lo que pienso, cuando sea mayor y lea esto, estoy cansada de ser culpada por todos, de la gente que me dice que esto es una bendición, que soy una fracasa o indigna, Naasón ha llegado la hora, hoy es el día para que el mundo entero sepa lo que has hecho, estoy levantando mi voz frente a la corte, frente a este monstruo que abusó de mí, que me destrozó por tanto tiempo”.

“Yo era una niña y él violó mi cuerpo y mi inocencia por tanto tiempo, tanto tiempo esperando por este juicio para poder decirle al mundo lo que este asqueroso ser humano me hizo, de sus asquerosos crímenes, algo imposible por este advenimiento”.

“Cuando escuche las noticias que habían llegado a un acuerdo, tenía que suprimir mis emociones para sobrevivir, me he neutralizado para poder sobrellevar las cicatrices de los abusos y los recursos, y estoy aquí hoy siento rabia, depresión y desesperanza”.

“La Luz del mundo nos tildo de prostitutas, drogadictas y muchas cosas más, como parte de la campaña para destruir a todos los que se atrevieran a denunciar estos crímenes”.

“Recuerdo cuando tenía 15 años, la primera vez que tuve que tener en mis manos el asqueroso pene de Naasón cuando había gente ahí diciéndome que era una bendición y nunca olvidaré su voz diciéndome, ‘hazlo de esta manera, tócalo de esta manera, y ahora chúpalo como si fuera un caramelo’, es un monstruo, su señoría usted tiene el poder de dispensar justicia, ya no estoy implorando en mi nombre, si no el de las niñas que van a ser las víctimas de Naasón, niñas, niños, adolescentes de la Luz del Mundo, este acuerdo no es justicia”.

Otra víctima de 21 años

“Un día me dijeron que había sido elegida para una bendición especial de Naasón, me dijeron que era algo especial, el ser parte de este grupo secreto, yo no sabía que esto requería vestir con ropa provocativa y desvestirme para Naasón, y entré en pánico, cuando las chicas me vieron, me decían que eso les recordaba que yo debía servir al señor sin cuestionar”.

“Entonces me dijeron que Dios me había elegido para darle el don de mi pureza y mi inocencia, mi virginidad, recuerdo que me sentí en shock”. “Me decían que yo tenía que obedecer o sería condenada”.

“Yo lloré y lloraba y seguía sin entender por qué no lo sentía de esa manera”.

“Era el terror a condenarme, yo creía que tener relaciones sexuales era porque tú eras Dios y seguiría siendo una virgen para mi esposo. Él sabía lo importante que era mantenerme virgen”.

“Fuiste tan agresivo esa noche, tan violento, fue algo tan doloroso y recuerdo que hubo tanta sangre en la sábana, por doquier, tú y mis preparadores, sabían que esto era una experiencia nueva para mí”. “¿Recuerdas cuánto lloré, recuerdas mi rostro y mis lágrimas?, ¿recuerdas cuando mis preparadores me sujetaron para que me violaras? Porque yo trataba de apartarme. Obligaste a dos personas a sujetarme cuando me estabas violando”.

¿Eso es lo que ustedes, tú y tus abogados consideran que es algo por consentimiento? No sólo me destrozaste emocionalmente, sino físicamente”.

“Por si no fuera suficiente, me obligaste a casarme con un extraño en México, me sentía que me vendían como ganado, que tenía que obedecer a mi marido, han pasado 7 años y el dolor sigue presente”.

“La mayor parte de mi vida estaba, he estado en una silla de ruedas”.

“Tú y la iglesia me decían que orara antes y después de las violaciones para agradecer por la bendición que me dabas, el sufrimiento fue demasiado, tus preparadores citaban versos bíblicos para calmarme”.

“Me usaste como tu esclava sexual y yo tenía que satisfacer tus caprichos durante años, y cuando no era tu esclava sexual, era tu esclava simplemente, tenía que cocinar para ti”.

“Odio la forma en que me tocabas, pero me dieron la orden de no poner resistencia”.

“Yo no puedo tener relaciones sexuales”.

“Aún después de que te arrestaron yo seguía protegiéndote y creyendo en ti. Cuando supiste que era posible que yo hablara en tu contra, enviaste a tus seguidores para que me secuestraran en México y me mantuviera prisionera 24 horas al día, 7 días a la semana durante meses, vivía aterrada que me fueran a matar, yo sabía que otros miembros de la iglesia harían cualquier cosa, hasta matarme”.

“Y trabajé con el FBI para que me rescataran a mí y a mi hija, y aun sí fue tan difícil ir en contra tuya, tu poder se extendía tanto en Jalisco que hasta al FBI le fue difícil rescatarme y tuve la suerte que me rescatara el FBI porque soy ciudadana estadounidense, no quiero ni imaginarme de no ser así, seguiría. Yo tuve que saltar un muro con mi bebé de un año para escapar de las garras y cuando entraba al vehículo en el que pude escapar, recuerdo que tenía esa idea en la cabeza y me preguntaba si alguien en esa operación, me iba a quitar la vida, pero prefería morir haciendo el intento que seguir un día más. Cuando me rescataron me sentí segura, pensé que la pesadilla terminaba pero apenas comenzaba”.

“Tu iglesia y tus hombres decían que tú eras inocente, recibimos amenazas, nos atacaron después empezaron a amenazar a nuestras familias. Nos dijeron hasta prostitutas”.

“Si hay tantas víctimas, ¿por qué no hablan?, es porque saben cuan alto es el precio de hablar en contra de él. La soledad, el escarnio. Él me lo ha arrebatado todo, mi dignidad, mi vida, mi juventud y mi inocencia, cada parte de todo eso. No puedo dormir por las noches por culpa de él, mi cuerpo se reúsa a conciliar el sueño y tengo pesadillas. No tengo dudas mi señoría que mi dolor físico es una pequeña manifestación de todo este trauma. Mis piernas se duermen constantemente, vivo continuamente adolorida y no hay un solo aspecto de mi vida que no haya sido tocada por el abuso”. “Hasta mis terapistas me han dicho que no están calificados para lidiar con este trauma”.

Juez pidió perdón a las víctimas

“Yo he sido juez por mucho tiempo, 38 años, y nunca deja de sorprenderme las cosas que hace alguna gente en nombre de la religión, y cómo se arruinan vidas bajo el velo de servir a un ser supremo”, señaló el juez Ronald Coen.

“En cuanto a las víctimas, en este momento les pido disculpas, mis manos están atadas, los abogados hacen lo que hacen, en este momento estoy de manos atadas, pero quiero decirles a todas las víctimas, que el mundo las ha escuchado, se los aseguro, y en cuanto a los miembros de las familias que han abandonado a las víctimas, que vergüenza, y en cuanto al acusado le digo, usted es un depredador sexual”.

 

La iglesia insiste en su inocencia

Después de estos testimonios, del mensaje del juez y de la sentencia, la iglesia de la Luz del Mundo, insiste en la inocencia de su líder Naasón Joaquín García.

Comentarios

About The Author

Hemeroteca