01 de Agosto de 2022.- Para el presidente Andrés Manuel López Obrador la elección de consejeros de Morena fue un acto de democracia, a pesar de que para muchos fue considerada como un “cochinero”, donde hubo: acarreo, quema de urnas, golpes, manotazos, ofensas y hasta la deserción del proceso por parte de uno de los principales actores del partido, el senador Ricardo Monreal.

El mandatario minimizó los actos irregulares este fin de semana en el proceso y dijo que “ojalá así se haga en todos los partidos, que los partidos opositores convoquen a elecciones abiertas, que no nada más sean los patrones de arriba los que decidan y hagan los enjuagues en los restaurantes de lujo de México”.

“Me pasaron un reporte en la mañana, considero que fue una buena jornada democrática porque participaron alrededor de dos millones 500 mil ciudadanos, fue masiva la participación para ser una elección interna, además para elegir delegados, es muchísimo”.

En su conferencia matutina, López Obrador elogió la actuación de los organizadores, Mario Delgado y Citlalli Hernández y reconoció algunas fallas. “Hay desde luego inconformidad, hay que mejorar cada vez más estos procesos para que no haya violaciones, acarreos, inducción de voto, todavía hubo ese tipo de prácticas, pero en muy pocas casillas, no sé generalizó, no es como los conservadores hubiesen querido”.

El dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, señaló este fin de semana que la violencia fue generada en su mayoría por personas ajenas al partido y que se sancionaría y anularían elecciones donde hubo irregularidades.

“No vamos a permitir las prácticas de otros partidos, el acarreo, la compra de votos o la simulación. Donde encontremos pruebas de que se haya hecho, se anularía la votación del distrito”.

Fueron 553 centros de votación en 300 distritos, de los cuales se cancelaron en 19, es decir el 3.43 por ciento.

(Foto: El Sol de México)

Se calientan los ánimos en la elección de Morena

Comentarios