Select Page

Y cuando despertamos, éramos Tercer País Seguro

Y cuando despertamos, éramos Tercer País Seguro

El Rincón de Clío

Criterios

Ir a la mesa de negociación con el gobierno de Estados Unidos impone dejar la inocencia en casa. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador no puede sentarse a dialogar con la administración de Donald Trump sin la malicia necesaria para intuir que un porcentaje significativo de las promesas ofrecidas por la Casa Blanca no se cumplirán, y, por el contrario, la puesta en marcha de muchas acciones que afirman no se llevarán a cabo.

Así negocia Estados Unidos. Así lo ignora México. Más de dos siglos de relaciones diplomáticas no han servido de mucho. Cuando Donald Trump prometió que construiría un muro nadie pensó que lo haría con la Guardia Nacional lopezobradorista; cuando dijo que México detendría la migración para evitar los aranceles a sus productos, muchos pensaron que no sucedería, que no se intercambiarían personas por impuestos; cuando la Casa Blanca afirmó que México sería un Tercer País Seguro todos lo negaron, hoy de facto lo somos.

Cuando México se sienta a negociar con Estados Unidos, lo hace pensando que somos vecinos, mientras la Unión Americana nos toma como la nación que se encuentra a su servicio. Para muestra, lo que dijo Richard Lansing, secretario estadunidense de Estado en 1929: “México hará lo que queramos, y lo hará mejor y más radicalmente que nosotros”.

Los miles de migrantes deportados por México este año le dan la razón a Lansigng y a Trump.

El 7 de junio, el gobierno de la 4T se comprometió a detener los flujos migratorios procedentes de los países del Triángulo del Norte centroamericano, y con ello evitar una guerra comercial con Estados Unidos; así como recibir temporalmente a quienes esperaran obtener un asilo allende el río Bravo, sin que esto significara convertirnos en un Tercer País Seguro.

La Casa Blanca le dio un plazo de 45 días al gobierno de López Obrador para revisar los niveles de cumplimiento en la encomienda asignada a nuestra nación. Estamos a cinco días de esa revisión, y el gobierno estadunidense ya sacó otro as bajo la manga.

Las autoridades norteamericanas le dan otra vuelta de tuerca a las políticas para solicitar asilo en aquel país. Este martes entra en vigor a través de la Regla Final Interina (IFR, en inglés), emitida por los Departamentos de Justicia y Seguridad Nacional, mayores restricciones para que los extranjeros que buscan asilo lo puedan obtener.

La nueva regla obliga a las personas migrantes a solicitar asilo en primera instancia en el país donde crucen antes de llegar a Estados Unidos, y solo en caso de ser negada su petición, lo podrán hacer en la Unión Americana sin la seguridad de obtenerlo.

Quedarán excluidas las personas que demuestren cumplir con la definición de “víctima de una forma grave de trata de personas” y a un extranjero que haya transitado a través de un país o países que no eran parte de la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, el Protocolo de 1967 o la Convención contra la Tortura (La Opinión, 16 de julio de 2019).

México ha sido convertido en Tercer País Seguro a pesar de lo dicho por el presidente Andrés Manuel López Obrador y el canciller, Marcelo Ebrard. Las reglas nuevamente las imponen desde Washington y nuestro país las cumplirá a pie juntillas.

 

@contodoytriques

Comentarios

Quienes Somos

Tradoc-Blackstone

Tradoc-Blackstone: Pasión en movimiento

1

Videocolumnas

Loading...

Tweets Recientes

Hemeroteca

Compartir