Ciudad de México.-El presidente Andrés Manuel López Obrador aceptó que tenía conocimiento de los presuntos casos de corrupción en los que Carlos Lomelí Bolaños, delegado de su gobierno en Jalisco, estaba involucrado.

Durante su conferencia de prensa matutina de este lunes, el mandatario federal respondió que estaba al tanto de la situación y por ello ordenó, él mismo,  que la Secretaría de la Función Pública (SFP) investigara a subalterno.

“Claro que sí, yo ordené que se hiciera la investigación”, respondió a pregunta expresa de una reportera.

Esta mañana, la SFP publicó los primeros avances y adelantó que abrieron siete investigaciones contra Lomelí quien podría enfrentar cargos por cohecho, enriquecimiento oculto, conflicto de interés y tráfico de influencias.

Los datos obtenidos hasta el momento se perfilan para inhabilitar a Lomelí Bolaños hasta por 20 años de cualquier cargo público, según informó esta mañana grupo Reforma.

Las indagatorias, según Irma Eréndira Sandoval, titular de la SFP, comenzaron el 22 de mayo y el 8 de julio se notificó a Gabriel García Hernández, coordinador de las delegaciones estatales a nivel nacional, que era necesario tomar medidas preventivas ante los hallazgos localizados.

Además, la investigación advierte que supuestamente el funcionario también incurrió en otras conductas irregulares.


El presidente agregó esta mañana que el funcionario federal tomó la decisión de renunciar por cuenta propia.

Comentarios