18 de diciembre de 2021.- Mientras Enrique Alfaro decide tomarse unos días de vacaciones, un nuevo escándalo se levanta hacia la administración por los presuntos nexos de su gobierno con bandas del crimen organizado, según la denuncia del periodista especializado en temas de narcotráfico y seguridad, Ricardo Ravelo Galo.

Según el excolaborador de la revista Proceso, la historia empieza a tejerse a raíz de las declaraciones obtenidas por un testigo protegido por autoridades de los Estados Unidos, quien estaría ofreciendo una serie de testimonios que involucran a Alfaro y a algunos de sus familiares con actos ilícitos.

En entrevista con “Los Periodistas”, un programa de televisión por Internet que conducen Álvaro Delgado y Alejandro Páez, Ravelo asegura que “Edgar”, que estuvo involucrado con el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), es un criminal que declaró a inicios de año, para lo cual pidió ayuda y protección de Estados Unidos.

Según la entrevista con el periodista, “Edgar” ofreció información a las autoridades de la DEA sobre la relación que desde hace tiempo existe entre Alfaro y un personaje conocido como Leonardo Mireles, ubicado en Zapopan, Jalisco y señalado por las autoridades estadounidenses como uno de los lavadores de dinero del narcotráfico más viejos de los últimos 20 o 30 años.

“Esta relación se da desde mucho antes de que Alfaro fuera alcalde de Guadalajara, pero no sólo eso, sino que pone el punto de donde surge la comparación con Tomás Yarrington o Eugenio Hernández”, por citar solo a dos de los gobernadores caídos en desgracia.

“Jalisco esta convertido en una empresa criminal, a partir de las decisiones que se toman en el Poder Judicial para canalizar sentencias que favorezcan a grupos cercanos a Movimiento Ciudadano, empresarios metidos en tareas de lavado o tráfico de drogas, en asuntos mercantiles, compras de propiedades, temas de herencias y es decir todo aquello que sea llevado a juicio y en donde está en juego mucho dinero, el principal operador de estos negocios es David Alfaro, el hermano del gobernador actual de Jalisco (Enrique)”.

Ravelo indica que además de las personas citadas hay una tercera persona de la que no aporta el nombre, pero dice que se trata de un excuñado de Alfaro, quien le permite operar al interior del Poder Judicial para cambiar jueces o magistrados y acomodar (juicios) importantes con renombrados despachos de abogados en Jalisco que al mismo tiempo defienden a personajes de la delincuencia organizada.

“Es un gran negocio que les ha dejado millones y millones de dólares de ganancias, al favorecer los intereses de una estructura política, económica y empresarial, que está metida hasta el tuétano, según se puede desprender de estas declaraciones que da a conocer el testigo Edgar”.

Ravelo compara el gobierno de Alfaro en Jalisco con los casos de algunos de los llamados narcogobernadores, como es el caso de Tomás Yarrington, Daniel Cabeza de Vaca en Tamaulipas o de Roberto Sandoval en Nayarit.

 

Alfaro de vacaciones

La noche del 15 de diciembre, al filo de las 20 horas con 32 minutos, justo cuando Alfaro se da el tiempo para disfrutar de unas vacaciones y en Jalisco da la impresión de que no hay gobernador, en sus redes sociales Ravelo suelta un Twitter que se convierte en training toping:

“Sobre los negocios de Enrique Alfaro y ligas con crimen organizado testifica un testigo en USA. Jalisco es una bomba de tiempo. Familiares implicados en la red de lavado de dinero y negocios al amparo de la venta y compra de justicia en Jalisco.

En otro mensaje, el mismo día Ravelo indica: “Alfaro por la misma ruta de (Jorge) Aristóteles”, en alusión a sus presuntos nexos del actual mandatario con el crimen organizado.

Hace un año el ex gobernador Jorge Aristóteles Sandoval fue asesinado en un bar, en el municipio de Puerto Vallarta, en un crimen que no termina por ser aclarado y en donde todavía existen pendientes varias órdenes de aprehensión y la lista de personas asesinadas antes o después del homicidio de Aristóteles Sandoval, ya ronda en la media docena.

El crimen contra Aristóteles ocurrió 11 meses después del secuestro y asesinato cometido contra el empresario inmobiliario Felipe Tome Velázquez, y una de las líneas de la investigación de la Fiscalía de Jalisco sugiere algún tipo de relación entre ambos homicidios.

Casi un año después de ese crimen contra el exgobernador, las autoridades confirman el asesinato de otras personas ligadas a Jorge Aristóteles, entre ellas Otoniel González Ramírez y Gerardo Javier Martín Landinos, quienes fueran escoltas de Aristóteles.

Comentarios