Guadalajara, Jalisco.- Aunque fue el quien la organizó, e incluso instó a sus críticos a aceptarla, Enrique Alfaro Ramírez, gobernador de Jalisco, se ausentó de la llamada “macroexcursión” al río Santiago, el más contaminado de México, como parte de una revisión a los proyectos de saneamiento del afluente.

Luego de visitar seis puntos de la región, específicamente en Poncitlán, donde se instaló un programa piloto para el tratamiento de agua ─misma que se empleará para el riego de alfalfa─, el mandatario estatal se ausentó de la comitiva integrada por funcionarios de primer nivel, activistas y reporteros. En total, la cifra de asistentes rondó los 150, y el traslado fue a bordo de autobuses del transporte urbano.

El pasado lunes 3 de febrero, a través de sus redes sociales, Enrique Alfaro confrontó en video a Alfonso Hernández Barrón, titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, instándolo a que se uniera a un recorrido por el cauce del Santiago, con el fin de atestiguar lo que la administración estatal está haciendo en materia de saneamiento. También se refirió a un sector de la prensa, al que sin especificar, llamó “opinadores profesionales que escriben cosas sin saber y que en lugar de aportar a la solución es criticar sin fundamento”.

“Los voy a invitar a que se quiten su corbata, se salgas de su oficina donde se toman su café, se ensucien los zapatos y vayamos a hacer un recorrido por todos los municipios, y conozcan todas las obras y la inversión de cientos de millones de pesos que está haciendo el gobierno de Jalisco en cosas que evidentemente no se ven, porque son tubos que van enterrados, son plantas de tratamiento”, dijo entonces.

En este tenor, una vez que Alfaro Ramírez se ausentó del recorrido, Hernández Barrón continúo a la séptima ubicación: la rehabilitación y ampliación de una planta de tratamiento, también en Poncitlán. Posteriormente también se retiró.

La ausencia del gobernador al término del recorrido fue para acudir a la expo Guadalajara, a un evento del Grupo Aeroportuario del Pacífico. Y aunque prometió reintegrarse, esto ya no sucedió.

El octavo y último punto del recorrido también fue a una planta de tratamiento, esta vez en Ocotlán.

De regreso a la ciudad, reporteros preguntaron a Fernando Petersen, secretario de Salud estatal, si se tomaría alguna acción sobre el estudio que reveló padecimientos en menores que habitan zonas aledañas al río Santiago, aparentemente causados por la contaminación del agua, pero respondió que no sabía quiénes participaron en éste, ya que se llevó a cabo hace una década.

También te recomendamos: 

Ventilan a 29 empresas que contaminan el río Santiago

Jalisco ocultó durante 10 años contaminación del río Santiago

Comentarios