Guadalajara, Jalisco.-Luego de que Alfonso Durazo, secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, informara la intervención de fuerzas federales en los municipios de Guadalajara, Tlajomulco y Tlaquepaque para hacer frente a la inseguridad, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, solicitó al funcionario federal la presencia de las Fuerzas Armadas en la región Altos.

El mandatario estatal informó que el despliegue será de mil 200 efectivos─entre policías federales, marinos y militares─en las citadas demarcaciones, aunque el número podría incrementarse para atender a los Altos de Jalisco, en especial el municipio de Lagos de Moreno, donde continuamente suceden enfrentamientos.

Justo al momento del anuncio, y tras la petición a Durazo, el mandatario estatal informó sobre un enfrentamiento entre militares y civiles armados en un brecha del municipio de Jalostotitlán, sobre la carretera Guadalajara-Lagos de Moreno.

El saldo final de la refriega fue de ocho personas detenidas y cero heridos. Al lugar acudieron vía área, elementos de la Fiscalía General del Estado y policías zapopanos.

Enrique Alfaro mencionó que desconocía el plan del gobierno federal de enfocarse en 15 regiones para reforzar la seguridad, por lo que hoy conversó con Alfonso Durazo, para convencerlo de que incorpore en la estrategia a Lagos de Moreno y la región de Los Altos.

A decir del gobernador la Federación no debe tomar decisiones en materia de seguridad a partir de indicadores del número de homicidios.

“Estar midiendo violencia a partir de un solo indicador es un error metodológico grave, porque lo que queremos es atender (…) la violencia que afecta directamente a los ciudadanos, no la que se genera entre grupos de delincuentes”, dijo.

Alfaro Ramírez adelantó que la próxima semana se reunirá nuevamente con Durazo para tratar este tema.

Comentarios