20 de mayo de 2022.- Habitantes de Ayotitlán, en la sierra de Manantlán, y en particular los líderes que defienden a su tierra, viven “bajo sitio”, ya que durante décadas han sido víctimas de homicidios, levantones y explotación ilegal de la minera Peña Colorada, todo a los ojos de las autoridades.

Así lo denuncia Eduardo Mosqueda, integrante de la organización de Defensa de Ayotitlán del Mecanismo de Protección, quien reconoce que además de la pelea de décadas contra la explotación ilegal de las riquezas de sus tierras por parte de la minera, ahora se une el problema del narcotráfico.

“Sí, de hecho, nosotros tenemos creencia, así como la gente de la comunidad, que esta empresa está recibiendo pago para ser guardia blanca y parte de su pago es que está siendo, le permiten desarrollar alrededor de tres ya, explotaciones ilegales, una en Las Marías, otra en Las Pesadas y otra en Piedra y Mar”.

La minera es del Consorcio Benito Juárez Peña Colorada, cuya mina de hierro en Manantlán es de las más grandes del país y representa 30 por ciento de las reservas nacionales con ganancias multimillonarias, un panorama muy distinto al del pueblo donde se encuentra, Ayotitlan, una comunidad de las más pobres, con un nivel de marginalidad del 90 por ciento.

Este viernes por la madrugada fueron víctimas de desaparición forzada por un grupo armado, dos de los líderes nahuas (Higinio Trinidad de la Cruz y Javier Flores Elías), y aunque aparecieron por la tarde, Eduardo Mosqueda, señaló que al menos otros cuatro compañeros no han corrido con la misma suerte, y fueron asesinados desde el 2020.

“Ha habido no solamente amenazas, sino también ya ha habido ataques directos contra las defensoras y los defensores del territorio de Ayotitlán”, perteneciente al municipio de Cuatitlán de García Barragán, indicó en entrevista para Canal 44.

Citó que, en octubre de 2022, mataron a un joven defensor, hijo de uno de los grandes líderes y en abril del año pasado, asesinaron a otro líder que se lanzó como candidato a comisario ejidal (J. Santos Isac Chávez) pero al no quererse “bajar” cuando lo amenazaron, lo levantaron y encontraron muerto a los dos días. También en agosto y noviembre del año pasado mataron a otros dos.

A ellos no les ha valido del todo ser beneficiarios del mecanismo de protección y de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, “esto no ha sido suficiente y muestra de ello es lo que sufrieron el día de hoy, en la madrugada”.

Señaló Eduardo Mosqueda que desde el asesinato de Isac Chávez, “buscamos el acercamiento con todas las autoridades a nivel federal para la protección, pero lamentablemente ha sido infructuoso, tienen ellos planes de protección, tienen medidas cautelares, hemos tenido todo tipo de reuniones y no han sido suficiente para que la zona deje de ser una zona de silencio, esta es parte del 35 por ciento que dicen que el estado mexicano no tiene ningún tipo de control”.

Manantlán es el área natural protegida (ANP) más extensa del Occidente de México, cuenta con 139 mil 577 hectáreas de conservación. Ahí viven más de 110 especies de mamíferos, 350 especies de aves y más de tres mil plantas vasculares, entre las que se encuentra el zea diploperennis, el pariente silvestre del maíz que dio origen a la creación de la reserva.

La Sierra de Manantlán se ubica en municipios de los estados de Colima y Jalisco: Autlán de Navarro, Tuxcacuesco, Toliman, Cuautitlan de García Barragán, El Grullo, Zapotitlán de Vadillo, Casimiro Castillo, Minatitlán, Comala y Villa de Álvarez, estos tres últimos de Colima.

 

Con información de Josefina Real y Sandra Ballesteros

 

Ayotitlán “bajo sitio”, entre homicidios, levantones, narcotráfico y la explotación ilegal minera

Comentarios