Guadalajara, Jalisco.- Desde el pasado 10 de abril, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) impugnó ante tribunales electorales la candidatura de Pablo Lemus Navarro, quien tras repetir trienio en el municipio de Zapopan busca ahora la alcaldía de Guadalajara, siempre arropado por Movimiento Ciudadano.

Según la impugnación presentada por los morenistas, Lemus Navarro estaría incurriendo en una ilegalidad al buscar la presidencia municipal por tres periodos continuos, si bien el político emecista busca ahora la Perla Tapatía, y no un nuevo encargo en la llamada Ciudad de los Niños.

Otra impugnación en el mismo sentido fue presentada por Gustavo Flores, quien también aspira a convertirse en el nuevo alcalde de Guadalajara, abanderado por Fuerza por México.

Aduciendo a dicho razonamiento, el alcalde con licencia de Zapopan reviró en un video compartido en sus redes sociales. “Piden a los tribunales, al Instituto Electoral, que me quiten la candidatura porque consideran supuestamente que hay una reelección, cuando los propios institutos electorales estatales y los tribunales han marcado y remarcado que cuando se trata de municipios distintos no existe ninguna reelección”.

“Les vamos a ganar jurídicamente y en la calle, presentan esto porque tienen pavor porque saben que no me pueden ganar en la calle, con la gente”, abundó.

En este sentido, calificó a los morenistas de incongruentes, pues “hoy quieren descarrilar mi candidatura como hace algunos ayeres alguien trató de descarrilar a Andrés Manuel López Obrador con el desafuero, y ahora quieren hacer lo mismo”.

Finalmente, Lemus Navarro aseguró que se trata de guerra sucia en su contra.

En principio, el político naranja no sería candidato a la alcaldía de Guadalajara e incluso ya había sido registrado como candidato a una diputación plurinominal en el Congreso de Jalisco, pero la renuncia de Ismael del Toro para atender la salud de su hija, lo metió en la contienda.

También te recomendamos:

Entre Lemus y Lomelí, la alcaldía de Guadalajara

Comentarios