Select Page

Contradicciones y conflictos sociales en un imperio decadente (II)

Contradicciones y conflictos sociales en un imperio decadente (II)

Román Munguía Huato                imperio

 

La encarnación neofascista

El capitalismo salvaje neoliberal se volvió más salvaje con Donald Trump. Este presidente representa lo más descarnado políticamente de la democracia del dinero. El poder del dinero se ha encumbrado de manera muy visible y se ostenta arrogante y cínico ante la ciudadanía, especialmente ante el pueblo trabajador y los migrantes. Él representa fiel y cabalmente a la ultraderecha, a los neonazis y a los supremacistas; “very fine people”, según Trump, quien es la personificación de la decadencia intelectual, moral y política de EU. Su infame lema “Make America great again” [que Estados Unidos vuelva a ser grande] como “Make America white again” [que Estados Unidos vuelva a ser blanco], es parte de esa ideología clasista supremacista. “Trump – afirma Juan Duchesne-Winter– es una de las figuras que mejor ha personificado en la historia moderna, cual showman infernal, la codicia y la indecencia del villano capitalista. Pero su histrionismo de pesadilla no es un show de temporada sino la encarnación demasiado real de la más profunda crisis de legitimidad que ha afectado al aparato de hegemonía estadounidense.” [https://nuso.org/].

“Nadie ha mimado tanto a los sindicatos policiales como Trump, a los que incluso ha animado a no ser ‘demasiado amables’ en los arrestos. El pasado octubre el líder del sindicato de policías de Minneapolis participó en un mitin del presidente y le agradeció haberles librado de las ‘esposas y la opresión’ padecidas durante la era Obama.” “¿Es racista la policía estadounidense? ¿Es racista EE.UU.? La respuesta a ambas preguntas no es sencilla. En cualquier caso, la policía de Estados Unidos no es más racista que cualquier otra policía de los países blancos desarrollados; y EE.UU. no lo es más que cualquier otro país occidental. La diferencia es que la de este es la historia de sus cepos de castigo, sus cruces ardiendo y los fantasmas de extraños frutos colgando de sus árboles… Se trata, pues, de un entramado de causas en un país que soporta índices de violencia más propias de una zona de conflicto que de un estado desarrollado.” [https://ctxt.es/es/].

De cómo los barones del dinero estadounidenses se hicieron del poder político es el caso de Donald Trump. Él representa, sin duda, lo que en su momento, la segunda mitad del siglo XIX, fueron los llamados barones ladrones, símbolo de una edad de oro de la corrupción, de los monopolios y de una voracidad rampante. Sus empresas eran como pulpos, devorando todo a su paso. En el siglo veinte y veintiuno se convirtieron en magnates, encarnando la poderosa fuerza del capitalismo estadounidense.

Cornel West, un profesor de filosofía de la Universidad de Harvard, calificó al presidente Donald Trump como el “gánster neofascista de la Casa Blanca” y añadió que el fracaso de la nación –que permite una desigualdad endémica y una cultura de la codicia y del consumo que pisotea los derechos y la dignidad de los pobres y de las minorías una década tras otra– empezó mucho antes que el mandato del actual presidente. “Creo que lo que estamos viendo en los Estados Unidos es una experiencia social fallida… la historia de los negros durante más de 200 años ha sido la del fracaso de los Estados Unidos. Su economía capitalista no ha logrado producir ni ofrecer adecuadamente lo que la gente necesita para vivir una vida decente.”

Nerón en la Casa Blanca; más gasolina al fuego: “Cuando empieza el saqueo empieza el tiroteo.”, vocifero amenazante Donald Trump en torno a las revueltas en Minneapolis. “Su tuit no era solo una amenaza explícita a quienes se manifiestan en las calles del país. Era también una referencia a las declaraciones de un policía segregacionista en 1967, el año del long hot summer (una serie de durísimas revueltas raciales, terminadas por el ejército estadounidense tomando la ciudad de Detroit)… Con el país en llamas por el asesinato de George Floyd, la respuesta del presidente es movilizar el imaginario de los años de plomo estadounidenses, apelar a los momentos más duros de la lucha por los derechos civiles –poniéndose del lado segregacionista”. El 2 de junio, Trump otra vez amenazante declaró: “Si una ciudad o un estado se rehúsa a tomar acciones que son necesarias, entonces voy a desplegar el ejército de EE.UU. para resolver por ellos y de forma rápida el problema”. Pero tal declaración no la compartió el jefe del Pentágono, Mark Esper, quien dijo el miércoles 3 de junio que está en desacuerdo con usar a los militares para frenar la multitudinaria ola de protesta contra el racismo y la brutalidad policial.

Son muchos los actos de prepotencia delirante de Trump, pronunciándose por mayores acciones represivas y responsabilizando a la extrema izquierda  de “terroristas” y a los anarquistas de las revueltas, acusando también a los antifascistas. Después de llamar “matones” a los manifestantes de nada le sirvió levantar con la mano la Biblia en la Iglesia de Saint John cercana a la Casa Blanca para conjurar la exacerbación de las revueltas por todo el país y calificar de “vergüenza” las manifestaciones y desafió: “Soy su presidente de la ley y el orden”. En respuesta, Jesse Jackson, veterano líder de derechos civiles dijo: “Por mucho tiempo, muy frecuentemente, los afroestadounidenses han sido brutalizados sin consecuencias”… Los que declaran la ley y el orden no ofrecen ni uno ni otro a los afroestadounidenses”.

Pero Trump no puede ocultar la crisis política de su gobierno perdiendo legitimidad aceleradamente e impedir el aislamiento al que se ha condenado al insistir en disparates como el de calificar a las manifestaciones contra la brutalidad policial de “terrorismo doméstico”, o llamar “débiles” a los alcaldes y gobernadores quienes se oponen al uso de las fuerzas armadas para sofocar las revueltas. Ciertamente Trump está desatando un cisma en la Casa Blanca y en las elites políticas y militares. Por supuesto, se requiere muchos más que eso para resquebrajar las esferas del poder dominante.

Pese a todas estas balandronadas como la de decir: “He hecho más por los afroestadounidenses que cualquier otro presidente, con la posible excepción de Lincoln”, ¿Podrá reelegirse Trump en las próximas elecciones a realizarse en noviembre próximo? No es fácil la respuesta, pues Trump todavía tiene el apoyo de los sectores más duros del neofascismo local, incluidos los grupos más conservadores de políticos y empresarios.

 

La ira popular en las calles. La revuelta es el idioma de los ignorados

 Martin Luther King, quien además de condenar toda violencia era un antifascista e izquierdista, sentenció: “Un disturbio es el lenguaje de los que no son escuchados”. El poder político no solamente ha sido sordo a los justos reclamos de los negros y de las minorías étnicas, sino que se torna criminal apelando a la Razón de Estado. Luther King fue asesinado, de la misma manera fue asesinado Malcolm X, entre otros líderes negros.

Una vez más, en el noveno día de protestas, decenas de miles de manifestantes salieron a las calles pacíficamente, en su mayoría, en las grandes ciudades como Nueva York, Los Ángeles, Washington, y otras más. Son más de 140 ciudades que han sido escenario de revueltas en contra de la violencia criminal racista policial, desafiando a las policías locales y a la Guardia Nacional, cuyas tropas son 17 mil integrantes, la cual opera por ahora al mando de cada gobernador y están desplegados en 23 estados y la capital. Mientras, mantienen unidades militares en diversos puntos de la capital.

Pero esto no es nada nuevo, la historia es muy añeja, de cuando menos seis décadas. Una historia recurrente: Las principales revueltas raciales en Estados Unidos en los últimos 30 años tienen que ver con la represión policiaca .

“La década de los años sesenta en Estados Unidos –escribe Patricia de los Ríos en su texto Los movimientos sociales de los años sesentas en Estados Unidos: un legado contradictorio– fue uno de los períodos más convulsionados de su historia social contemporánea. Durante esos años Estados Unidos ve la irrupción en la escena política de nuevos actores que transformaran profundamente a la sociedad estadounidense. Entre esos nuevos actores sociales destacan los movimientos sociales a cuya vanguardia están la población afroamericana y las organizaciones pacifistas y estudiantiles” [Sociológica, año 1, Numero 38. Septiembre–diciembre de 1998].

La violencia racial es un elemento constante en la historia de Estados Unidos, pero es a partir de los años 60 cuando se generalizan los estallidos recurrentes de violencia urbana. Medio siglo después continúan. Este es un repaso de los disturbios raciales de mayor impacto en los últimos 60 años. El Joker anda suelto.

–Watts. 11 de agosto de 1965. Apenas un mes después de la histórica aprobación de la ley que amparaba los derechos civiles de los negros, estallan los disturbios de Watts, un barrio afroamericano de Los Ángeles.

–El largo verano caliente de 1967. Con este nombre se conoce a los 159 disturbios raciales que asolaron Estados Unidos en 1967. Atlanta, Boston, Cincinatti, Buffalo, Tampa, Birmingham, Chicago, Nueva York, Milwaukee, Minneapolis… Newark y Detroit sufrieron las revueltas más destructivas.

–Newark (New Jersey) 12-17 de julio. Todo empezó con la paliza y detención de un taxista negro que no se había detenido ante la policía. Cuando corrió el rumor de que había muerto en la comisaría, empezaron cuatro días de saqueos y destrucción que terminaron con 26 muertos, 725 heridos y mil 500 detenidos.

–Detroit. Conocida como “la revuelta de la Calle 12” fue el incidente más sangriento del “caliente verano del 67”. Comenzó cuando la policía entró en un bar ilegal donde celebraban el regreso de un par de soldados negros de Vietnam. Los enfrentamientos dejaron un rastro de 43 muertos, mil 189 heridos, 7 mil 200 detenidos y más de 2 mil edificios destruidos. Detroit no se ha recuperado aún.

–1968. Las revueltas por el asesinato de Martin Luther King. La oleada de disturbios que provocó el asesinato racista en Memphis del líder negro Martin Luther King desató la más extensa oleada de violencia social desde la Guerra Civil de 1860-1865. No obstante, los muertos fueron menos que los del año anterior porque el Gobierno federal del presidente Johnson dio orden de no disparar a los saqueadores. Lo peor se vivió en Washington, Baltimore, Chicago y Kansas City. Balance: 40 muertos, 2 mil 500 heridos y 15 mil detenidos.

–1992. Las revueltas de Los Ángeles. El origen de los disturbios hay que buscarlo un año antes cuando la policía de Los Ángeles dio una brutal paliza a Rodney King. Pero el 29 de abril de 1992 los policías fueron absueltos por un jurado en el que no había ni un negro. Esa misma noche empezaron los incidentes. Las imágenes aéreas de los incendios en el barrio de South Central se repitieron durante cinco noches. Ardieron mil 100 edificios, murieron 40 personas y se estimaron daños cercanos a los mil millones de dólares.

–2014. Staten Island, Nueva York. El 17 de julio, Eric Garner murió asfixiado en el suelo, mientras lo inmovilizaban varios agentes. Llegó a repetir 11 veces que no podía respirar antes de fallecer. Por eso, su caso ha sido recordado estos días tras la muerte de George Floyd. A lo que se sumó, un mes después, el caso de Michael Brown en Ferguson.

–2014. Ferguson, Missouri. El 9 de agosto de 2014, el policia blanco Darren Wilson alcanzó con seis disparos a Michael Brown, un joven negro desarmado de 18 años. Minutos antes Brown había robado cigarrillos en una licorería cercana. Protestas pacíficas y violentas se registraron en Ferguson, Chicago, Los Ángeles, Nueva York y Boston.

–2020 Minneapolis. En medio de la devastadora pandemia del coronavirus, Estados Unidos se enfrenta a una nueva oleada de disturbios raciales por el brutal arresto y muerte de George Floyd. El 26 de mayo comienzan las protestas en Minneapolis, inicialmente de manera pacífica, pero a lo largo de la noche desembocan en violencia y saqueos. Al 5 de junio de 2020, 26 personas han muerto durante las protestas y disturbios, mil 500 heridos y 5 mil 600 detenidos. Cierto es que ha habido saqueos, pero resuena el discurso de Tamika Mallory aludiendo al poder dominante: “¡Basta ya! … No nos hablen de saqueo. Ustedes son los saqueadores. América ha saqueado a los negros, América saqueó a los nativos americanos; al saqueo se dedican ustedes…”

Citemos nuevamente a Duchesne-Winter: “Las protestas evidencian la crisis de todo el sistema, no solo del gobierno de Trump, pues el supremacismo blanco que él asiduamente fomentó en estos años, y que lo hace responsable de la campaña de asesinatos de negros conducida por la policía y elementos paramilitares afines, ha sido parte de procesos que históricamente dieron forma a la nación estadounidense y que hasta el día de hoy continúan siendo refrendados por los dos bandos de la elite que se turnan en el poder: republicanos y demócratas. Esos procesos han sido el saqueo y el exterminio.”

 

Epílogo: Los cuatro jinetes apocalípticos a galope en el Imperio

Toda esta convulsión social desatada por el asesinato de George Floyd tiene como escenario una profunda crisis social, sanitaria, económica y política. Los bárbaros Atilas –diría nuestro Cesar Vallejo– son: La ancestral violencia racista oficial y la discriminación socio–cultural contra la población negra y las minorías étnicas, cual pandemia histórica cuyo virus es el capitalismo más poderoso del planeta; Estados Unidos es la nación con el mayor número de diagnósticos de covid-19. La pandemia afecta a cerca de dos millones de personas contagiadas y 110 diez mil muertos, la cifra más alta del planeta, en la que tiene mucha responsabilidad Donald Trump por su desastre de política sanitaria y además todo lo que implica la privatización del sistema de salud pública desde la instauración del neoliberalismo rampante. Muchos más afroamericanos han muerto de COVID-19 que blancos en el país; la crisis económica, iniciada antes de la pandemia y agudizada por esta, tiene a casi 43 millones de trabajadores desempleados y 1 de cada 4 trabajadores ha pedido subsidio por desempleo desde mediados de marzo; y el último, pero no menos importante, es el neofascista Donald Trump, ejemplo de la degradación del poder y del dinero.

Howard Zinn dice: “Si la experiencia histórica tiene algún significado, el futuro de la paz y la justicia en los Estados Unidos no dependerá de la buena voluntad del Gobierno.” Por una nación socialista. “Tengo un sueño”, exclamó esperanzado Martin Luther King. La posibilidad de construir una nación verdaderamente democrática acorde a los preceptos de Abraham Lincoln: el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, será cuando los trabajadores estadounidenses –el verdadero pueblo– tengan en sus manos la construcción de su propio destino para la realización de igualdad, paz y justicia social, desterrando el funesto imperialismo y hacer la fraternidad con todos los pueblos del mundo.

 

También te recomendamos:

Racismo y criminalidad policial. Contradicciones y conflictos sociales en un imperio decadente (I)

Comentarios

Tradoc-Blackstone

Tradoc-Blackstone: Pasión en movimiento

Videocolumnas

Loading...
COVID-19 | Fase cero, estamos a prueba

Estamos frente a dos momentos críticos: el aumento de contagios y muertes por #COVID19 y una crisis económica que es insostenible. Escucha los 14 minutos de este mensaje y compártelo. Daremos un paso necesario pero riesgoso y Jalisco te necesita. Estamos a prueba, todas y todos:

Publicado por Enrique Alfaro Ramírez en Sábado, 30 de mayo de 2020

Tweets Recientes

Hemeroteca

Compartir