Ciudad de México.-Marco Antonio Fuerte, juez de control del Reclusorio Norte, en la Ciudad de México, encontró elementos para señalar la conformación de una posible red delictiva conformada por Enrique Peña Nieto, expresidente de México (2012-2018), su exsecretario de Estado Luis Videgaray y Ricardo Anaya Cortés, excandidato presidencial.

De acuerdo con medios de circulación nacional, esto es derivado de los señalamientos en la Fiscalía General de la República (FGR) por los casos Odebrecht Agronitrogenados, en la más reciente audiencia que se realizó en abril pasado.

Según la indagatoria, de septiembre de 2013 a agosto de 2014, altos funcionarios de la Federación habrían sido parte de una red delictiva que canalizó 100 millones de pesos destinados a sobornar a legisladores para la aprobación de la Reforma Energética impulsada por Peña Nieto, mismos que serían entregado a través vez de intermediarios en 15 entregas diferentes.

A su vez, Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos, designó para la entrega de dinero a tres personas de su total confianza.

Los delitos en los que habrían incurrido los tres personajes citados al principio son asociación delictuosa y cohecho.

También te recomendamos:

Intereses, caprichos y arrebatos Alfaro-Padilla

 

Comentarios