ARI GARCÍA PADILLA NOS ENVÍA ESTOS COMENTARIOS QUE COMPARTIMOS CON USTEDES.

 

La construcción de una agenda política y de gobernanza en el Estado de Jalisco, a través de un eslogan que encabeza el Gobernador del Estado y de su principal conductor, Enrique Alfaro Ramírez, llamada “La Refundación”, ha implicado una serie de ajustes administrativos e institucionales de fondo y de forma como de pies a cabeza.

Sin embargo, de forma paralela a los ajustes gubernamentales que se han impuesto, se ha dado al descubierto un motivo eminente y suficiente para impulsar reformas y toda la serie de ajustes realizados, es la inminente urgencia de establecer medidas recaudatorias en cualquier campo o sector que el ciudadano sea vulnerable o necesite y acuda o haga uso diario por necesidades cualesquiera que sean, o por gusto de los mismos.

Esto nos lleva a la reflexión y análisis de las medidas que han impulsado desde el eje central, ubicado en el Poder Ejecutivo, y con el apoyo indiscutible y siempre leal del Poder Legislativo, dinámica que no es propia y única de esta administración, si no más bien de una costumbre en cada sexenio.

Seguramente el Ejecutivo y sus asesores, encontraron ese sector vulnerable al que es fácil de acceder para imponer gravámenes e impuestos, y que también ha sido sujeto de intervenciones y negocios en administraciones pasadas, nos referimos a la movilidad, al transporte, al tránsito de vehículos automotores y de quienes los conducen.

Recientemente, el Gobernador presentó una iniciativa al Congreso del Estado, para aplicar un impuesto a las verificaciones vehiculares, misma que fue aprobada con todas sus expectativas incluidas, posterior desde aquella trinchera legislativa, se dictaminó un incremento a la sanción por conducir sin contar con licencia de manejo vigente de un aumento de 80 pesos hasta 3 mil 802 pesos, lo cual resulta un aumento excesivo, lo cual implica que el costo de la sanción es mayor al costo del permiso.

Y, por si fuera poco, el famoso operativo de “Salvando Vidas” que anteriormente era implementado bajo el turno nocturno a diario o en su caso, solamente en épocas especiales como las fiestas decembrinas, operaban bajo ambos turnos, el nocturno y el diurno, sin embargo, la indicación que hoy circula a diario para las “Toritas” es instalar los puntos de alcoholimetría día y noche los 7 días de la semana, con el único objetivo, incrementar recaudación económica.

No podremos omitir, la condición en la que se encuentran los conductores de Uber que ellos mismos han denunciado, de hostigamiento de las autoridades, que forman parte de este sector que hoy enunciamos.

La “refundación” se ha convertido al momento en “recaudación” a todas luces, implicando que el transitar en Jalisco, sea oneroso y en veces hasta molesto, por encontrarnos con operativos de todo tipo y todo el día en las vialidades de alta afluencia vehicular, complicando la circulación y generando malestar en la sociedad.

 

Comentarios