Select Page

Los mismos polvos y los mismos lodos en la política de Jalisco

Los mismos polvos y los mismos lodos en la política de Jalisco

Puntos y Contrapuntos

Criterios

 

Hay asuntos que luego de un largo tiempo se sedimentan. Las pequeñas partículas de materia flotan, caen al fondo y se transforman en una gruesa capa de barro que cubre lo que alguien, con singular paciencia cuida, hasta que quedan sepultadas en el olvido.

Sólo los ecos siguen vivos en algún profundo lugar de la memoria y de la conciencia, hasta que son descifrados y vuelven a adquirir significado, porque tarde o temprano una mirada curiosa o una voluntad tenaz los regresa a la agenda de interés público.

La arqueología periodística suele ofrecer generosos frutos, cuando la memoria es consistente y se guardan en el archivo los elementos documentales básicos, necesarios, para combatir la amnesia.

“El Congreso local alista demanda por incumplimiento de contrato contra la firma Hitra Elevadores y Escaleras SA de CV, debido a que artefactos que colocó en el edificio del Poder Legislativo ubicado en Avenida Juárez 237, no funcionan”, publicó el pasado domingo 31 de marzo del 2019 el periódico Mural.

Agrega la nota que el Congreso de Jalisco asignó el 8 de noviembre del 2016 un contrato por 2.9 millones a Hitra para instalar dos elevadores -sólo se le entregaron 1.4 millones-, pero los artefactos no funcionan; ante lo cual, la Contraloría interna realiza una investigación por incumplimiento de contrato y posible corrupción de funcionarios.

Ese edificio, que cíclicamente ha causado problemas, fue comprado por el Poder Legislativo de Jalisco en 2008.

Polvos de viejos lodos, de una historia que muchos quisieran olvidar, porque muestra la irresponsabilidad con la que se toman decisiones en el Poder Legislativo de Jalisco, siempre cuestionado por la sociedad que muy poca utilidad le encuentra al trabajo de los diputados locales y mucho menos aprecio muestra por ellos.

 

ELEFANTE BLANCO

Regresemos nueve años atrás, al 23 de junio del 2010. Una nota de Mural advierte: “Los diputados de la Comisión de Derechos Humanos constataron hoy que el piso siete del edificio alterno del Congreso del Estado aún no está concluido, y que ya no hay personal usándolo”.

Agrega: “Inicialmente, el panista José Antonio de la Torre señaló que recibió quejas por parte de algunos empleados asignados a dicha planta, donde no hay aire acondicionado ni ventilación y para llegar a ésta, hay que subir los niveles por las escaleras. Los dos elevadores, con los que cuenta este inmueble, ubicado en Avenida Juárez y Corona, no funcionan”.

“He recibido bastantes quejas en lo personal, también quiero hacer un llamado, sé que ha habido amenazas directamente de los directores de área que los han amedrentado diciendo que saben que se están dirigiendo con algunos diputados, que se están asesorando jurídicamente”, comentó De la Torre.

Según la reseña del periódico, el personal de la empresa Diestro Edificaciones era el único que estaba laborando ese día en esas instalaciones. Todavía había piso sin colocar, escombros y una puerta que al abrirla daba al vacío, con el riesgo de que alguien pudiera caer.

 

EL ORIGEN

El 9 de septiembre del 2008 la mayoría de los medios de comunicación de Jalisco coincidieron en la noticia de que el Congreso de Jalisco había prácticamente amarrado la compra de un emblemático edificio ubicado en el cruce de las avenidas Juárez y Corona, en el cual funcionó durante muchos años una sucursal de Banamex.

Esa adquisición fue un ejemplo palpable del despilfarro, de los excesos, de la frivolidad de la 58 Legislatura, que presumía de rica y poderosa, durante el primer trienio de la administración del panista Emilio González Márquez (2007-2013).

Eran todavía los años del frenesí blanquiazul, cuando coordinaba la 58 Legislatura (2007-2010) el joven diputado panista Jorge Alberto Salinas Osornio, alumno predilecto de exgobernador Francisco Javier Ramírez Acuña (2001-2007), de quien se distanciaría luego de perder la contienda por la Presidencia Municipal de Guadalajara contra el priista Jorge Aristóteles Sandoval Díaz en los comicios del domingo 5 de julio del 2009.

Eran también los años del extravío, de los excesos, al grado que se decidió la compra de un edificio adicional a la sede principal del Poder Legislativo, ubicada en Hidalgo 222 desde el 5 de febrero de 1982. Argumentaron que tenían que encontrarle acomodo a más de 400 trabajadores eventuales, de un total de aproximadamente 1,200 que estaban al servicio de los 39 diputados locales.

Ese año el gobernador González Márquez le dio al Congreso estatal 50 millones de pesos para la compra del referido inmueble.

Para junio del 2010 el costo del edificio alterno al Poder Legislativo de Jalisco, en Juárez y Corona ya había ascendido a aproximadamente 75 millones de pesos entre su precio original y los gastos de remodelación. Aún faltaba sumar la compra del mobiliario, del aire acondicionado y de los elevadores.

El 24 de junio del 2010 Mural hizo las siguientes cuentas: “La anterior Legislatura adquirió a Inmuebles Banamex este edificio, por 30 millones de pesos”. La remodelación de los siete pisos se le encargó a Diestro Edificaciones, pagándosele 41 millones 847 mil 560.80 pesos. A esta empresa se le liquidó el total del pago pese a que el piso 7 quedó inconcluso, con escombro, sin red de voz y datos, y una puerta falsa que da al vacío.

En esas fechas, el exsecretario general de Congreso y diputado local 2010-2013, Alfredo Argüelles Basave, se lavó las manos sobre los señalamientos de haber contratado y liquidado a Diestro Edificaciones cuando no había terminado el trabajo. Él responsabilizó a los integrantes de la Comisión de Administración a cargo del priista Jorge Arana Arana, y aseguró que sí entregó los contratos, que para junio del 2010 se reportaban como “desaparecidos”.

 

LOS MISMOS

En diciembre del 2012 el Congreso de Jalisco fue emplazado por un Tribunal Colegiado en Materia Civil, para pagar 58.6 millones de pesos al despacho López Castro, contratado en 2009 por la Legislatura 58 (2007-2010) para recuperar excedentes de impuestos pagados al Servicio de Administración Tributaria (SAT).

El lunes 17 de diciembre del 2012, la entonces presidenta de la Comisión de Administración del Congreso de Jalisco, Celia Fausto Lizaola, declaró: “No reconozco dicho adeudo, hasta el día de hoy no se encuentra un documento que acredite el beneficio mediante la devolución del dinero al Congreso de los impuestos entregados en exceso al SAT”.

El despacho López Castro pretendía cobrar al Congreso de Jalisco 58 millones de pesos por un trabajo de gestión fiscal del que no existía prueba que se hubiese realizado.

El 20 de septiembre del 2011, el Congreso de Jalisco presentó denuncia en la Procuraduría del estado, contra quien o quienes resultaran responsables por la autorización, refrendo y recepción de pagos presumiblemente indebidos hechos al Auditor Superior del Estado, Alonso Godoy Pelayo, por 10.7 millones de pesos entre el 2007 y el 2009.

En los dos casos referidos estarían involucrados los integrantes de la Junta de Coordinación Política de la 58 Legislatura (2007-2010), que integraron Jorge Alberto Salinas Osornio, del PAN; Juan Carlos Castellanos Casillas, del PRI; Samuel Romero Valle, del PRD; Alfredo Zárate Mendoza, del Partido del Trabajo; Luis Manuel Vélez Fregoso, del Partido Verde Ecologista, y Juan Óscar Alejandro Díaz Medina, del Partido Nueva Alianza.

También estarían en lista de presuntos quienes integraron la Comisión de Administración de la 58 Legislatura y ratificaron el acuerdo que benefició a Godoy Pelayo: el priista Jorge Arana Arana (presidente de la Comisión) y su colega del tricolor Norma Angélica Aguirre Varela; así como Samuel Romero Valle, del PRD; Luis Manuel Vélez Fregoso, del Partido Verde; Alfredo Zárate Mendoza, del Partido del Trabajo y Lorenzo Moccia Sandoval, del Partido Nueva Alianza.

 

DÉJÀ VU

El pasado viernes 29 de marzo del 2019 la reportera Sonia Serrano publicó en El Diario NTR, de Guadalajara, una información que cimbró al gobierno de Jalisco.

“En la imagen que circuló del gobernador Enrique Alfaro Ramírez y la diputada Mirza Flores Gómez, observando desde las primeras filas un partido de basquetbol de los Lakers de Los Ángeles (el miércoles 27 de febrero del 2019), aparece a la derecha de la legisladora el empresario Guillermo Romo Romero, quien resultó beneficiado con el contrato más importante en lo que va de la actual administración estatal: 3 mil 634 millones de pesos para el arrendamiento de maquinaria pesada, equipo y accesorios para la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader)”, dice la nota.

Agrega la referida información: “El empresario, quien tiene su residencia en California, acompañó al mandatario en la gira que realizó a finales de febrero. También acudió al partido de basquetbol”.

El pasado sábado 30 de marzo, en un seguimiento de la misma información, Mural explicó: “La Contraloría de Jalisco recibió un recurso de inconformidad por la Licitación Pública Local LPL/01 para contratar el servicio de arrendamiento de maquinaria pesada para Municipios por 3 mil 634 millones de pesos”.

Agregó: “La queja fue promovida por la empresa MAQCEN SA de CV, la cual alega que las bases del concurso estarían contraviniendo la Ley de Disciplina Financiera al comprometer recursos estatales de 2019 a 2024 sin aval del Congreso. La firma pertenece al empresario José Guillermo Romo Romero, quien acompañó al Gobernador Enrique Alfaro Ramírez al partido de los Lakers de LA contra los Pelícanos de Nueva Orleans el 27 de febrero pasado”.

Señala además: “Al juego también asistió el exdiputado local del PAN, Jorge Alberto Salinas Osornio, excompañero del ahora Gobernador en la 58 Legislatura local y que actualmente trabaja para Romo Romero”.

Concluye: “El hermano de Jorge Alberto, el también albiazul Carlos Alonso Salinas Osornio, es titular de Inteligencia Comercial de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), dependencia que solicitó el arrendamiento de las máquinas”.

Es verdad, nadie podría negarlo, las piedras rodando se encuentra. El gobernador Enrique Alfaro Ramírez y Jorge Alberto Salinas Osornio se conocieron e hicieron entrañables amigos en la 58 Legislatura (2007-2010), cuando Enrique llegó al Congreso de Jalisco como segundo en la lista de candidatos plurinominales del PRD. Ahora, los negocios los vuelven a juntar.

Comentarios

Acerca del autor

Quienes Somos

Tradoc-Blackstone

Tradoc-Blackstone: Pasión en movimiento

1

Videocolumnas

Loading...

Tweets Recientes

Hemeroteca

Compartir