Ciudad de México.-“No ser chismoso, matar a los chismosos, no consumir drogas o alcohol, no encariñarse con ningún compañero, decir siempre la verdad, no mostrar el arma en público, no matar sin una orden del jefe y no reclutar a mujeres ni a menores de 12 años”, son las reglas que Nemesio Oseguera Cervantes, alias Mencho, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación impone a sus sicarios, según reveló un exmiembro de la organización en entrevista con Telemundo.

El sujeto referido, de nombre Francisco, quien previo a ingresar a las filas del CJNG dijo haber laborado en una fábrica de galletas, tener esposa e hijo y 34 años de edad, narró a la televisora cómo fue su inmersión en el mundo del narcotráfico y cómo su primer contacto fue un hijo del Mencho, a quien sin saber transportó en su auto tras conocerlo en un bar.

Posteriormente el hijo del Mencho, de quien no se sabe si era Rubén Oseguera González, alias Menchito, lo contactó para agradecerle el ride y ofrecerle un puesto como guardia de seguridad en Tabasco, supuesta labor que a la postre lo llevaría a un campamento del CJNG ubicado en Talpa de Allende.

Si bien el relato del hombre no ha podido ser contrastado con otras fuentes, según explica Telemundo, el modus operandi del grupo criminal coincide con diversos testimonios de hampones capturados y  con campamentos localizados en la serranía de Jalisco, donde el cártel adiestra a sus combatientes.

A decir de Francisco, mientras el entrenamiento avanzaba, las pruebas cada vez eran más insoportables. Ahí se mantuvo durante tres meses.

Destaca, según la narrativa, que quienes dirigen el adiestramiento son militares desertores, tanto del Ejército mexicano como del estadounidense, además de policías fuertemente entrenados. Es este mismo grupo de élite quien se encarga de hacer cumplir las “reglas de oro” de Oseguera Cervantes.

En Talpa de Allende alrededor de 19 hombres que ahí fueron transportados junto con Francisco por miembros del CJNG fueron enseñados a armar pistolas, desmembrar cadáveres y hasta comer restos humanos.

La historia completa puede consultarse aquí.

Comentarios