Ciudad de México.─ El presidente de México, Enrique Peña Nieto, advirtió que en las fronteras del país no se permite ni permitirá el ingreso manera irregular, mucho menos violenta.

Esto luego de que cientos de miembros de la caravana migrante que partió de San Pedro Sula, Honduras, el pasado sábado 13 de octubre con rumbo a Estados Unidos, irrumpieran con fuerza en territorio mexicano tras horas de espera en la frontera de Chiapas con Guatemala.

Mediante un mensaje a la nación, difundido la noche de ayer, el mandatario nacional expresó: “El ingreso violento al país no sólo atenta contra nuestra soberanía, también pone en riesgo a los propios migrantes, especialmente niños, niñas, mujeres y adultos mayores”.

Peña Nieto lamentó que tras la irrupción de migrantes centroamericanos se lastimara a elementos de la Policía Federal, mismos que resguardaban el paso fronterizo cercano al río Suchiate y se encontraban desarmados, según afirmó el propio presidente.

Señaló también que los integrantes de la caravana podrán solicitar el ingreso por las vías que establecen la leyes mexicanas y el derecho internacional.

Agregó que las secretarías de Gobernación y de Relaciones Exteriores tienen la indicación de mantener el diálogo con la caravana con el fin de garantizar condiciones de seguridad y una migración ordenada, respetuosa del marco legal y de los derechos humanos.

Esas dependencias, añadió, informaron que toda persona que deseara ingresar al territorio nacional podría hacerlo siempre y cuando contara con documentos de viaje y una visa concedida por México.

Además, se informó que toda persona que desee ingresar al país podrá solicitar de manera individual el reconocimiento como refugiado, para lo cual se solicitó de manera formal el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas.

 

 

Foto por: Toby Melville – WPA Pool /Getty Images

Comentarios