16 de abril de 2022.- Cansados de los pocos resultados del Guadalajara, que pasa por una severa crisis, que llevó incluso a la remoción de su director técnico, Marcelo Michel Leaño el pasado miércoles; aficionados Chivas estallaron la noche de este viernes en contra del equipo de futbol y encararon a los jugadores que se encontraba en un hotel del Pedregal de la Ciudad de México, concentrados para su juego ante el Cruz Azul.

Rompieron la puerta principal de cristal del hotel, lanzaron objetos, botellas y corrieron en contra de los jugadores, poniendo incluso en riesgo su integridad física, para reclamarles con consignas como “que se vayan todos”, “estamos hasta la ma…” y “pocos huevos”.

El hecho levantó el pánico de los presentes y de los propios jugadores, saliéndose la situación de control y convirtiéndose en otro hecho violento, ahora por parte de la barra rojiblanca, después de lo sucedido en el Atlas-Querétaro el pasado 5 de marzo en El Corregidora.

Los aficionados se encontraban afuera del hotel desde alrededor de las 18:00 horas, como sucede en cada concentración donde se supone van a echarles porras y recibir autógrafos.

Sin embargo, cuando bajaron los integrantes de Chivas a darles las firmas, los aficionados empezaron a gritarles, aventarles objetos y reclamarles los pocos resultados del equipo.

Después rompieron la barrera de seguridad y se dejaron ir contra los jugadores que tuvieron prácticamente que correr.

“El Pollo” Briseño, quien fue el primero en bajar, les dijo que ellos también viven mucha tensión. “Yo sé que está mal, que hay impotencia, pero para nosotros es peor, a veces hasta se meten con nuestras familias, nos da miedo salir a la calle, con todo y mis limitaciones yo también me muero en la cancha, en cada entrenamiento, todos hacemos lo mismo”.

Así le respondió un aficionado: “No se ve, no sé quién sea, si el técnico, si Amaury, si Peláez, estamos hasta la ma…”.

Finalmente, los jugadores lograron resguardarse y el asunto quedó en daños materiales, pero la directiva de las Chivas, emitió un comunicado lamentando la violencia que vivieron y acusando que los agresores son seudoaficionados.

“Esta noche nuestros jugadores que viajaron a CDMX para el partido ante Cruz Azul, bajaron al lobby del hotel de concentración para atender a la afición que clamaba por ser escuchada. Con mucha pena vimos cómo la violencia se hizo presente poniendo en riesgo nuestra seguridad”.

Comentarios