28 de noviembre, 2021.- Al estilo de las vendedoras de comida o de fritangas, en un mercado municipal, hombres y mujeres jóvenes se mueven en torno a las urnas electrónicas instaladas de lugares públicos, o plazas de los pueblos y ciudades en Jalisco. Ellos se encargan de llevar a los posibles votantes a las urnas electrónicas y emitir su voto sobre el Pacto Fiscal.
Algunos de esos activistas llevan sobre el rostro el cubrebocas de color naranja que repartió Movimiento Ciudadano, en las pasadas campañas. Las preguntas para atrapar al transeúnte son directas:
-¿Sabe usted que ha Jalisco sólo le regresan 2 pesos de cada diez que aporta al gobierno federal y que la federación se queda con ocho?
-¿Está usted de acuerdo con eso?
¿Quiere pasar a votar a la urna que instalamos?
Varios ciudadanos se sienten hostigados y optan por sacar la vuelta a los jóvenes que quieren convencerlos de ir a votar. En la primera jornada de votación del sábado 27, la afluencia de votantes a las urnas fue casi nula. Mientras, las denuncias por acarreos de personas se hizo presente, en medios de comunicación.
El titular de la Secretaría General de Gobierno, Juan Enrique Ibarra Pedroza, en su visita por la FIL, rechazó que se hubiera registrado ese tipo de acción en la consulta que promovió el gobierno emecista de Jalisco y que puso en operación el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana IEPC), con un costo cercano a los 28 millones de pesos, una cantidad que ya desearía cualquier municipio de Jalisco.

Comentarios