Guadalajara, Jalisco.-La organización Por Nuestros Niños Asociación Civil acusa deficiencia, dilación y negligencia de la autoridad en 20 casos relacionados con abuso sexual infantil que se cometieron en Chapala.

En las últimas tres denuncias que se presentaron entre 2018 y 2019, ante la Fiscalía, por abuso sexual infantil agravado, el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses dictaminó que, dos niñas y un niño con contagiados con enfermedades de transmisión sexual, no se debió a la violación que sufrieron.

“Las autoridades dicen que la pudieron haber contraído de otra forma, estamos hablando del virus del papiloma, de herpes, hay que usar la lógica de que la transmisión fue sexual”, apuntó Gustavo Pimentel, abogado de la asociación.

Los menores, entre 4 y 6 años de edad, fueron abusados por sus respectivos padrastros, y debido a que el dictamen del IJCF salió negativo al contagio por violación, las carpetas de investigación están abiertas para que se esclarezcan los hechos.

El abogado aseveró que la asociación presentó otro dictamen que demuestra que los menores se contagiaron tras el abuso sexual, y se busca que la autoridad ordene otro nuevo dictamen “más a conciencia”.

Por su parte la regidora de Chapala, Edith González detalló que una de las menores, de 5 años, previo a ser abusada por el padrastro, era drogada con cristal o mariguana, ahora padece herpes.

“Tenía quemaduras de cigarro en sus partes, sale negativo el dictamen (del IJCF sobre la enfermedad de transmisión sexual); qué está pasando con la Procuraduría de la Defensa de los Niños, de las Niñas, estamos mal” lamentó la regidora.

La otra menor presenta verrugas en sus partes íntimas, y la autoridad dice que adquirió la enfermedad de transmisión sexual “por medio de la mano”.

Al niño, el padrastro le cortó partes de su pene, se hizo la denuncia y el IJCF dictaminó que fue negativo el abuso.

Añadió la regidora que existen otros casos de abuso sexual infantil en Chapala, pero las madres de familia se rehúsan a denunciar por temor a que sus hijos sean señalados.

Con relación a los 17 casos positivos de abuso sexual infantil que se cometieron en 2017, al interior del kínder Fray Juan Ruíz Cabañas y Crespo, ubicado en la comunidad de San Nicolás de Ibarra, en Chapala, solo se judicializaron cuatro, apuntó el abogado.

Recordó que la maestra Ana Guadalupe fue sentenciada por el delito de abuso sexual infantil agravado, pero todavía existe una orden de aprehensión pendiente, y en la espera de fecha de juicio. En tanto, la directora del kínder continúa prófuga.

La regidora apuntó que a los menores afectados del kínder no se les dio seguimiento psicológico, lo cual trajo como consecuencia que un niño se autoagreda y se masturbe, mientras que entre los padres de familia existe psicosis por temor a que sean abusados al interior del plantel, y algunas parejas de niños afectados se divorciaron, “hay un descomposición social”, aseveró.

También te recomendamos:

Acusan omisión de la Fiscalía en caso de pornografía infantil

Comentarios