Guadalajara, Jalisco.- Enrique Alfaro Ramírez, gobernador de Jalisco, deslindó a la Fiscalía del Estado de Jalisco y al resto de su administración de responsabilidad alguna en la detención y muerte de Giovanni López, al asegurar que ésta recae en las autoridades municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos.

A través de un mensaje compartido en redes sociales, el mandatario estatal apuntó que su gobierno está trabajando”a marcha forzada para evitar miles de contagios, de muertes y de desempleo a causa de la pandemia”, por lo sucedido “en Ixtlahuacán de los Membrillos es una atrocidad, producto de la actuación de la autoridad municipal”.

“Hay que aclarar que no hubo ninguna participación de policías estatales en estos hechos. La Fiscalía del Estado está terminando las investigaciones para saber qué fue realmente lo que sucedió y tendrá resultados en las próximas horas. Pero quiero dejar claro que vamos con todo el peso de la ley contra quien resulte responsable para que este no sea un caso más de impunidad”, abundó Alfaro. 

Se exculpó también al asegurar que la detención de López fue producto de una falta administrativa no relacionada con el uso de cubrebocas, contradiciendo así la versión de la familia afectada.

“Según el reporte oficial de la comisaría, la detención fue por una falta administrativa y por supuestamente agredir a los policías municipales, no por no usar cubrebocas, como se ha venido señalando. Pero hay que decirlo con claridad: no estamos investigando por qué se le detuvo, estamos investigando por qué lo mataron y quién lo mató. Eso es lo más importante. No puede haber ninguna causa que justifique este brutal hecho”, escribió el mandatario.

No obstante reconoció que “nada aliviará la pérdida de Giovanni López ni el dolor de su familia”, por lo que prometió justicia.

“Quiero decirles a las y los jaliscienses, de frente como siempre lo he hecho, que a mí también me duele, que también a mí me indigna y me da rabia que pasen estas cosas en México. Yo también quiero #JusticiaParaGiovanni y quiero justicia para todos los ciudadanos y haré todo lo que esté en mis manos para que eso suceda”.

Y concluyó Alfaro Ramírez: “A las corporaciones municipales y también a la estatal, un mensaje muy claro: en Jalisco no vamos a permitir abusos de autoridad y mucho menos que se violenten los derechos humanos. Las policías están para cuidar a la gente, para garantizar el orden público y la vigencia del Estado de derecho. Las consecuencias para quienes no lo entiendan serán graves”.

También te recomendamos:

Fiscalía justifica detención de Giovanni: se encontraba drogado

Comentarios