Select Page

Jalisco: crónica de un Estado fallido

Jalisco: crónica de un Estado fallido

En este espacio publicamos hace ya un considerable tiempo opiniones sobre los desatinos de la presente administración del gobierno del estado de Jalisco. Comentamos en su momento que la entidad se estaba convirtiendo en un verdadero infierno para vivir, en una gran necrópolis.

Es cierto que en todo México tenemos inseguridad y violencia, pero en Jalisco ambas problemáticas se ha disparado en los últimos 5 años. Lo explicaré de la siguiente manera: a nivel nacional hay  mas de 85 mil personas desaparecidas; de ellas, cerca de 13 mil son de Jalisco. Lo anterior es del año 1964 a la fecha.

Resulta muy preocupante lo que esta sucediendo en en estado, ya que tan solo del año 2016 a la fecha desaparecieron o fueron levantadas 7 mil. Esto es, tan solo en 5 años desaparecieron más del doble de personas que entre los años de 1964 al año 2016, lo cual indica que las cosas se agudizaron dueante la pasada y presente administración de gobierno.

Son varios puntos que indican que el estado de Jalisco se encuentra totalmente rebasado y es ya un verdadero Estado fallido. Entiéndase como Estado fallido lo siguiente: aquel que no puede garantizar su propio funcionamiento o los servicios básicos a la población. Eso puede deberse a que ha perdido el monopolio de la fuerza, sufre un vacío de poder, legitimidad cuestionada, instituciones frágiles, o carece de capacidades y recursos para satisfacer las necesidades esenciales de sus ciudadanos, entre otras causas.

Bajo dicha definición, basta revisar algunas problemáticas que enfrenta Jalisco para constatae que se trata de un Estado fallido.
  1.  La falta de agua en la zona conurbada se ha visto agudizada por la poca previsión y planeación para abastecer a la población.
  2.  La crisis de seguridad, mientras las autoridades se limitan a contar muertos y hay una pésima atención al ciudadano y prácticamente nula investigación.
  3. Jalisco es líder a nivel nacional (y lo más probable mundial) en  hallazgos de fosas clandestinas, en exhumaciones de las mismas y en desaparecidos.
  4. Esta crisis de desaparecidos se ha modificado y agudizado en la presente administración, pues la misma comunidad universitaria está padeciendo los estragos. Anteriormente algunos jóvenes estudiantes salían de sus casas y ya no regresaban. Hoy tenemos comandos que se meten a la intimidad de sus hogares y los sacan a la fuerza mostrando un alto volumen de capacidad de fuego, sin que la autoridad haga algo para impedirlo. Otro punto al respecto era que levantaban de a una persona regularmente. Hoy lo hacen por grupos. La desaparición forzada es una practica común en Jalisco: pues son más de 120 uniformados que están inmersos en la comisión de este delito. Pero también es común la desaparición de personas a manos de particulares. Lo cual es una combinación que tiene a Jalisco sumido en la impunidad total, respecto a este delito grave.
  5. Debido al vacío de autoridad en el que estamos inmersos, han surgido grupos de autodefensa (que hacen el trabajo por el que cobran las policías municipales y la estatal).
  6. Se han “gastado” más de mil millones de pesos en cámaras de videovigilancia que resultan inoperantes o tenemos personal que no está capacitado para operarlas, o de plano el Escudo Urbano y el C5 en Jalisco está manipulado y bajo la supervisión de la delincuencia organizada que es la mandamás en este estado.
  7. Como no se había experimentado en Jalisco, hay ya desplazamientos forzados. El éxodo que se esta viviendo en los altos de Jalisco (Teocaltiche, pueblos y rancherías de sus alrededores) ejemplifican la tragedia que se vive en diversas regiones del estado. Ante estúpidas e insensibles declaraciones de autoridades del estado, que al estilo de los años ochentas del siglo pasado, afirman que: “son hechos aislados”.
  8. Incendios forestales provocados por empresarios voraces, junto a diversas autoridades municipales y estatales, tienen a la primavera en la peor crisis de una devastación ecológica sin precedentes.
  9. Además de diversas actividades que lleva a cabo la delincuencia organizada, en Jalisco se ha desarrollado un “Cartel inmobiliario, en el que participan autoridades estatales, municipales, y por supuesto la delincuencia organizada. Que consiste en apropiarse de terrenos, fincas, a como dé lugar y al costo que sea, incluye levantar personas o asesinarlas para cumplir sus objetivos.
  10. En Jalisco tenemos vigente una ley que en teoría serviría para desarticular y desactivar la economía de la delincuencia organizada, la ley de Extinción de dominio. Hasta el momento no hay ni una sentencia: usted sus conclusiones, estimado lector o lectora.
  11. Finalmente, basta enumerar sólo algunos episodios violentos que hacen ya de Jalisco un estado fallido: múltiples magnicidios entre ellos el de un ex Gobernador, le antecede el asesinato de Felipe Tomé empresario, el multihomicidio de la Jauja, en el que 11 personas trabajadoras perdieron la vida. El levantón en los Otates, en el que una vez más se evidencia que el escudo urbano y el C 5, solo adornan nuestras peligrosas calles. Las privaciones ilegales de la libertad de ya muchos jóvenes, que se llevan cabo en sus propias casas, a cualquier hora del día. El común denominador de todos los casos anteriores es uno: La total impunidad. No hay detenciones ni castigos.

 

Ya que no cumplieron con su palabra de someter a votación la revocación de mandato, esperemos que las máximas autoridades estatales, por dignidad o vergüenza, se retiren de los cargos que ostentan, pues Jalisco es ya un estado fallido.

Y si no funciona lo anterior, les recordamos su protesta: “y si así no lo hiciere que la nación y el Estado de Jalisco, me lo demande…”.

Es el momento preciso, no soportamos más su indiferencia, indolencia, complicidades e incompetencia. Se los estamos demandando.

También te recomendamos:

Gobierna Movimiento Ciudadano sobre cuerpos exhumados

Comentarios

Videocolumnas

Loading...

Tweets Recientes

anúnciate aquí-partidero-publicidad

Hemeroteca